Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

el recorte

El cartero siempre llama dos veces

La Unión Europea le ha soltado a España una tonelada de pasta que lleva aparejado un contrato con letra pequeña. Y en las condiciones está que nuestro amado país, pródigo en gastar a manos llenas en planes E, Ñ y todo el abecedario si lo dejan, empiece a meterse en cintura. Bruselas está mosca con el pufo del sistema de pensiones, con la cifra desbocada de la deuda pública y con el déficit crónico de quien gasta mucho más de lo que ingresa. Pero la jodienda no tiene enmienda. Se acercan las elecciones y las Comunidades Autónomas registran el mayor número de empleos en los últimos veinte años: más de dos millones de asalariados. Y para sumarse a la fiesta, la Administración central quiere sacar este año 45.000 plazas más. Si Europa quiere moderación en el gasto público, ahí le van dos tazas. ¿Todo esto qué relevancia tiene para los ciudadanos? Pues que nos van a deslomar a impuestos. Metan en la batidora la subida de los tipos de interés, en julio, y la vuelta al control del gasto público, que nos van a meter con calzador el año que viene y la conclusión es que el Gobierno tendrá que fabricar ingresos como sea, para mantener el quiosco. La inflación ayuda a recaudar más. Pero no será suficiente. Nos van a crujir, lo mismito que hace diez años. Porque el cartero de Hacienda siempre llama dos veces.

Compartir el artículo

stats