Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Para cuándo el Premio Canarias de Literatura Chinija?

La concesión del Premio Canarias de Literatura a Elsa López ha sido un justo reconocimiento a su excelente producción literaria y, por supuesto, a su trayectoria de mujer comprometida con el conocimiento y la difusión de la cultura.

La excelencia en cualquier disciplina desde luego que merece ser distinguida. Al hilo de este Premio Canarias hemos recordado que no hace muchas décadas en las escuelas, salvo raras excepciones, apenas se difundía la literatura escrita en Canarias. De pequeños escuchamos literatura popular y los que tuvimos la suerte de que a casa llegaran libros, pudimos transportarnos a otros mundos con las historias que nos ofrecían los cuentos infantiles, algunas obras de Enid Blyton, Salgari, Stevenson, Verne... y, por supuesto, los famosos colorines: TBO, Pulgarcito, La Pequeña Lulú, Carpanta, Periquita… Escuchábamos la música del momento a la par que leíamos los cancioneros y, como no, las fotonovelas e historietas femeninas. Con especial emoción recuerdo tardes devorando todas esas lecturas, con el traqueteo de la máquina de coser y la radio de fondo, pero sin conciencia de la existencia de literatura canaria.

Sin duda, nuestra generación vivió una importante modernización del sistema educativo que trajo sustanciales modificaciones en los libros de texto, no solo en el formato sino en su contenido y en la incorporación de fragmentos de obras literarias. ¿Quién no recuerda, por ejemplo, los libros de Lengua y de Lecturas Norma y Senda de Santillana o los textos de Anaya, entre otras editoriales?

No obstante, mi memoria tiene fisuras que me impiden precisar cuándo fue la primera vez que a las aulas canarias empezaron a llegar obras escritas en estas islas atlánticas, pero de pronto, las editoriales nos descubrieron que ¡Canarias contaba con grandes escritoras y escritores!, convirtiéndose en importantes aliadas para la difusión de la literatura infantil y juvenil. Al principio, las ofertas para la adquisición de libros venían acompañadas de un cantautor o alguien que presentaba las obras con una excesiva puesta en escena que diluía la parte literaria, quizás mucha animación y poca lectura, pero fueron buenos comienzos para la socialización de la cultura literaria en las escuelas canarias.

Con el paso del tiempo las acciones para fomentar la lectura se han ido acrecentando, hoy contamos con una apuesta decidida por la difusión de las letras canarias en la educación de la población escolar. Los esfuerzos conjuntos entre administraciones y editoriales, así como acciones desarrolladas por toda la geografía del archipiélago por parte de fundaciones, bibliotecas y entidades diversas, han posibilitado la publicación y divulgación de la obra de escritoras y escritores de Canarias mediante programas de promoción de la lectura. Hoy constituye una prioridad indiscutible y un eje esencial en todas las aulas canarias, que sin lugar a dudas, se ve complementada con otras agendas culturales y educativas.

Canarias es tierra afortunada porque cuenta con un numeroso grupo de autoras y autores de literatura infantil y juvenil cuya calidad literaria es magnífica. Todas ellas y ellos han hecho, además, un esfuerzo por acercarse a las aulas para conversar acerca de su obra con sus jóvenes lectoras y lectores. En la cercanía de esos diálogos, se producen complicidades, emergen inquietudes, afloran emociones, sentimientos, pensamientos, surgen torbellinos de preguntas, se fomenta el hábito lector reviviendo las vidas de otros…

¡Hay pocas cosas tan entrañables y enternecedoras como ver el embelesamiento de escolares en esos encuentros literarios! En ellos se promueve lo que nos dice Maccanti: un día la palabra cae en la tierra del corazón y allí germina. Allí germina para darse a otros.

Con el objetivo de estimular y premiar la creación literaria dirigida al público infantil y juvenil, así como para la promoción de la lectura y el álbum ilustrado se convocan numerosos premios: Premio Cervantes Chico, Premio Nacional de Literatura Infantil y Juvenil, Premio Lazarillo, Premio Fundación Cuatrogatos, Premio de Literatura Infantil otorgados por diferentes ciudades, etc. Además, de todos los que conceden las editoriales (SM, Anaya, Everest, Kalandraka, Edebé, Destino, Edelvives…).

Todos estos galardones denotan la importancia de esta literatura, pero ninguno de ellos se propone en nuestra tierra. Afirmaba Delibes que “escribir para niños es un don que no está al alcance de cualquiera” y en Canarias existe un admirable elenco de personas que poseen esta maestría y que, con gran vocación y mucho esmero, cultivan el arte de escribir literatura infantil y juvenil.

Indudablemente, incentivar y seguir promoviendo en estas Islas la creación literaria destinada al público más joven, reconocer y visibilizar la constancia de personas y entidades que se dedican al fomento de la literatura infantil y juvenil es un deber, pero también un compromiso que como sociedad debemos asumir.

Por todas estas razones, y por todas aquellas que a cada uno le invoque el valor de la lectura, pensamos que en nuestra comunidad este reconocimiento podría materializarse con la creación de lo que podría denominarse Premio Canarias de Literatura Chinija.

Compartir el artículo

stats