Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

No me gustan los dientes que le están saliendo a mi hijo

Muchos papás vienen a la consulta preguntando si es normal que su hijo tenga los dientes tan grandes y amarillos.

Los dientes no salen pequeños y van aumentando su tamaño, salen del tamaño de un adulto, si tenemos en cuenta que las paletas suelen salir alrededor de los 6 años, es totalmente normal que los veamos enormes, ya que los maxilares y la cabeza del niño aún no han terminado de crecer, y cuando nuestro hijo sea un adulto, los dientes no se verán tan grandes.

También es completamente normal que veamos los dientes definitivos más amarillos, esto es debido a que la estructura interna de los dientes de leche y los definitivos es distinta, realmente y aunque pueda parecer paradójico, el diente de leche es un diente viejo, que está preparado estructuralmente para durar menos tiempo, y se vuelve de un color blanco tizoso, diferencia de color que además se ve más acentuada al estar ambos dientes juntos en la boca.

En muchas ocasiones los dientes erupcionan con forma de sierra, esto es una característica anatómica de los dientes permanentes recién erupcionados, debido a los mamelones dentarios, que es el centro de crecimiento de los dientes. Con el tiempo con el uso de los dientes y el desgate desaparecerá esta característica, por lo que esta forma es un signo de juventud que en algunos casos puede perdurar en el tiempo.

Otra pregunta muy típica en la consulta de odontopediatría son los dientes en segunda fila, me refiero a cuando empieza a erupcionar el definitivo sin haberse caído el diente de leche. Los dientes inferiores erupcionan más pegados a la zona de la lengua, esto hace que en muchos casos no reabsorban bien la raíz del diente de leche y estos permanecen en boca, y siempre será necesaria una valoración por el odontopediatra. En estos casos yo particularmente para decidir el tratamiento valoro si el diente se mueve o no. En el caso de que el diente de leche ya se mueva invito a mover el diente al niño durante 1 minuto todos los días, si en 15 días no se ha caído, ya valoraremos una ayudita. No sería bueno para nuestros hijos si en la primera consulta al dentista nos dedicamos a arrancarle dientes. En el caso de que el diente de leche esté duro como una piedra, daremos una cita y le realizaremos el tratamiento, disfrazándoselo en el mundo de fantasía de los niños, sin mentiras, ni miedos.

Compartir el artículo

stats