Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El recorte

Entropía política

La izquierda ha tenido históricamente una capacidad infinita para debilitarse a sí misma con cismas y escisiones. Pero el virus de la antropofagia política está en todos los partidos. Sin ir más lejos por ahí anda Isabel Díaz Ayuso sacándose con un mondadientes los trozos de Pablo Casado que se le han quedado entre los dientes. El PP ha resistido, por ahora, el asalto de Vox por la derecha y de Ciudadanos, por la izquierda: el partido naranja va camino de su velatorio en las próximas elecciones pero el de Vox sigue dándoles dentelladas electorales. La fuga de Mari Pita de Unidas Podemos –hasta el nombre parece ya un ejercicio de sarcasmo– no es más que un adelanto de las adhesiones que irán hacia el nuevo proyecto de Yolanda Díaz, cuyas relaciones con la cúpula podemita, Belarra y Montero, están a temperatura de congelación de langostinos. Entre los partidos localistas de derechas y las divisiones cainitas de la izquierda, el nuevo Congreso va a ser el festival de las proposiciones e interjecciones: Por, Para, Ya, Si, Ahora… Y eso sí, todos «unidos». Hay más de mil partidos nacionales en España. Pero en las próximas elecciones igual la palman dos.

Compartir el artículo

stats