Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jorge Bethencourt

Manual de objeciones

Jorge Bethencourt

Un relato falso

La izquierda ha construido un relato. La respuesta a la crisis económica del 2008 fue de derechas: recortes e impuestos. La de ahora es de izquierdas: más gasto público.

Es falso. La respuesta a las dos crisis fue decida por una conservadora llamada Angela Merkel, presidenta de Alemania, que en su país decidió hace un año bajar el IVA al 7% para bares y restaurantes. Y que, al frente del Consejo de la UE, impulsó la aprobación de los dos billones de euros liberados para afrontar esta recesión económica. Por cierto, los vamos a pagar. Porque no existe nada que sea gratis y ese dinero habrá que devolverlo. Y lo haremos –lo estamos empezando a hacer– con inflación, sangre, sudor y lágrimas.

El relato que tanto se repite padece una amnesia retrógrada. Quien empezó los recortes en este país fue un presidente socialista: José Luis Rodríguez Zapatero. Después de gastarse los 60 mil millones de la hucha de las pensiones, vaciar la caja del Estado y pulirse la pasta que tenía en construir farolas, rotondas y cheques bebés, congeló pensiones y a recortó servicios. Y fue Zapatero quien modificó la Constitución para limitar el déficit público y meter en cintura a las autonomías y administraciones locales.

Cuando el PP llegó al poder en España se encontró un Estado al borde de la quiebra y casi intervenido por la Unión Europea. Nos subieron los impuestos en más de veintidós mil millones porque detrás estaba Bruselas con la escopeta cargada y apuntándonos a la cabeza. Y la sangre de Grecia y Portugal aún estaba fresca, manchando el suelo. Y si: el PP salvó al arruinado sector público de España, pero a costa de cargarse a los contribuyentes españoles.

Con los miles de millones que han llegado de Europa, este Gobierno ha salvado de la muerte a buena parte del tejido productivo. Pero de paso, porque la jodienda no conoce enmienda, ha vuelto a engordar el peso del sector público hasta llevarlo a su techo histórico. Hoy hay más empleo publico que nunca. Y cuando se acabe el la pasta de Europa, tendremos que pagarlo nosotros. Que no sigan engañando a la gente. De las dos crisis vamos a salir por la misma puerta: la de nuestros bolsillos.

Compartir el artículo

stats