Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Pomares

El tren a ninguna parte

Enrique Arriaga, vicepresidente del Cabildo tinerfeño y responsable de Carreteras y Movilidad de la corporación decidió retirar antes del pleno en que había de discutirse, el pasado viernes, la moción que había presentado para debatir el proyecto del tren al sur de la isla. Arriaga justificó su decisión en la conveniencia de evitar la falta de consenso sobre la moción, una forma vamos a decir que elegante de decir que había que evitar que el tren rompiera el acuerdo que sostiene el actual pacto de Gobierno en el Cabildo, integrado por el PSOE y Ciudadanos, y apoyado desde fuera –sin participar en el Gobierno– por Sí Podemos, dado que un acuerdo con Podemos dentro del Gobierno no podría ser suscrito con Ciudadanos.

Con la retirada de la moción, Sí Podemos ha logrado demostrar para qué sirven sus votos, a pesar de no estar en el Gobierno. El proyecto de tren al sur es respaldado con algunos matices por todas las fuerzas políticas del Cabildo, menos Sí Podemos, evidentemente. Se han manifestado a favor de la futura construcción del tren al sur tanto el PSOE como Ciudadanos o los partidos de la oposición, Coalición Canaria y el PP. Tras el bloqueo de Podemos, Ángel Víctor Torres insistió en que el PSOE y su Gobierno son partidarios del transporte guiado, aunque también dijo que en algunos proyectos «hay urgencias y fondos europeos que gestionar, mientras otros tienen más controversia». La cosa es que el proyecto de tren tinerfeño, va a quedar aparcado –probablemente hasta al menos el próximo período de mandato– porque los dos votos de Sí Podemos en el Cabildo son imprescindibles para sostener el Gobierno insular surgido de la moción de censura contra Carlos Alonso.

La voz crítica contra la creación del tren del sur ha sido la de la consejera podemita María José Belda, que en varias ocasiones ha calificado el proyecto de tren de «ultradesarrollista» y «destructor del territorio», en un chocante contrasentido con lo que es la posición de su propio partido en Gran Canaria. Belda aseguró que las expropiaciones, obras y molestias del tren durarían años, que si el Cabildo apoyaba el tren estaría traicionando una de las líneas rojas del acuerdo para la moción de censura que convirtió a Pedro Martín en presidente, y que si la propuesta de Arriaga prosperaba, Podemos dejaría de sostener al Gobierno insular. María José Belda es la misma consejera que se atribuyó públicamente la responsabilidad política de implicar al Cabildo en la operación financiera de la aerolínea Canarian Airways, aquel proyecto que –a propuesta de Belda– recibió 700.000 euros del Cabildo. Es cierto que ella pretendía una financiación aún mayor para montar una línea aérea con participación pública que evitara el oligopolio de las aerolíneas españolas en el transporte Canarias-Península. La aerolínea, a la que se retiró el respaldo económico del Gobierno regional, tenía como uno de sus valores contar con una flota ecológica, algo que –según declaraciones de la propia Belda- se lograría al incorporar aviones no contaminantes con motores alimentados con hidrógeno, una tecnología aún no desarrollada comercialmente, y muy lejos de ser utilizable para el transporte de pasajeros. De hecho, la empresa Airbus anunció en 2020 que esperaba poder presentar los primeros prototipos operativos en 2035.

La consejera Belda, licenciada en Psicología, y terapeuta en Biogestalt y Dinámica Grupal, es muy activa en materia de ecología y sostenibilidad, pero no ha logrado despejarnos la contradicción que supone que su partido se oponga al tren en Tenerife, mientras lo apoya en Gran Canaria. A mí se me ocurre sólo una explicación: el único trabajo remunerado y no directamente político que ha tenido Noemí Santana en toda su carrera, ha sido en la empresa pública para promocionar el tren grancanario canario, donde fue empleada por Román Rodríguez, cuando Román era vicepresidente del Cabildo y doña Noemí era una de las jóvenes promesas de Nueva Canarias. Seguro que es por eso: si en Gran Canaria Podemos apoya el tren debe ser porque su consejera en el Gobierno, la señora Santana, conoce bien todos los intríngulis del asunto.

Compartir el artículo

stats