Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ALGO ASÍ

La paguilla

El Consejo de Ministros aprobó la pasada semana las nuevas pensiones, sus atrasos y las directrices para el presente año. Pero antes de meterme en faena permítanme que hable una quincena más de los logros que se están consiguiendo para paliar, mejorar y acabar con la que llamo asesina silenciosa, o sea, la diabetes.

Según comunicado de la industria química, se ha logrado inventar un páncreas artificial que servirá incluso para recién nacidos. Este aparato colocado en sustitución del de nacimiento, y mediante cirugía no invasiva, variará el curso de todo el movimiento de nuestro organismo, de forma que suministrará la insulina necesaria para acabar con el exceso de glucosa en sangre y el mejor funcionamiento de riñones, hígado, y aparato digestivo, logrando el ansiado equilibrio de nuestro organismo. Este invento son palabras mayores y una cosa muy seria. Existe también ya a la venta otro aparato que solamente pasándolo por los dedos, sin pinchazo, se sabrá el grado de glucosa en sangre, su precio no llega a los 30 euros. Por supuesto habrá que esperar un tiempo prudencial para cerciorarse que su uso sea habitual, pero por el momento son buenas noticas y están apareciendo otras novedades para el tratamiento de la enfermedad. Estamos alegres y dichosos por la dedicación e inversión que algunas grandes empresas están dedicando al tema, dado que la enfermedad sigue aumentando y se calcula que en el mundo ya existen más de cuatrocientos cincuenta millones de personas que padecen diabetes.

Volviendo al tema de la paguilla, no quiero enmendarles la plana a los sabios que nos dirigen, pero sí llamar su atención, pues lo que te dan por un lado, sibilinamente te lo quitan por otro, y me voy a explicar con números y datos concretos. En la calle San José de Santa Cruz, se reúnen diariamente varios grupos de pensionistas jubilados, para pasar el tiempo y comentar lo sucedido diariamente en política o en lo bien que va el Tenerife. Todas son personas mayores y algunos ya hemos dejado atrás los ochenta, como es mi caso. Hay opiniones para todos los gustos, pero lo que más nos preocupa es cómo se ha encarecido el costo de la vida y la subida de precios en servicios esenciales para la población en general.

Los sabios, para resarcirse del aumento del salario mínimo, han dado órdenes concretas al Servicio Canario de Salud, para evitar incluir gratuitamente ciertos y determinados productos necesarios para la salud de los pensionistas. Los enfermos de diabetes que no se pinchan insulina, pero sí tienen que hacerse controles diarios para saber el estado de su glucosa en sangre, los enfermos de diabetes tipo 2, nos vemos obligados a comprar las cajitas de tiras reactivas a 40 euros, para los tipo 1 es gratuita. Desgraciadamente la vejez no perdona y los mayores tenemos muchas patologías. Por lo que a mí me concierne teniendo un ojo menos, tengo que ponerme dos veces al día unas gotas oculares que cuestan unos 20,50 euros. Te haces una analítica y te sale falta de cierta vitamina por la edad, por lo que precisas un complejo que vale 12,50 euros. Lo normal es que sufras dolores musculares y articulares, así que póngase una cremita de 12,50 euros la caja, y tómese también dos tipos de laxante de 10,50 euros y 11,50 euros para los problemas intestinales. Sumando ya pasan de los 100 euros de gastos extra farmacéuticos, y si además el dolor es fuerte y tienes que ir a urgencias de tu centro de salud, suelte otros 14 euros por la inyección que casualmente no cubre la Seguridad Social. Total, que entre peras y manzanas nos dejamos entre 100 y 150 euros en la farmacia. Todos los del corrillo sufrimos las mismas dolencias, pero algunos pagan mucho más. Esto nos duele en el alma, sobre todo cuando vemos el derroche en el gobierno nacional, o como un día sí y otro también el señor presidente usa el falcon como su jet privado o solo se mueve para salir en una foto como hizo en sus traslados a La Palma, cuando le importa un pepino la isla, para parecer el bueno de la película. Con el coste de esos viajes los jubilados tendríamos para cubrir nuestras necesidades.

Al final siempre pagamos los mismos. Continuaremos contando los pormenores diarios. Con Dios.

aguayotenerife@gmail.com

Compartir el artículo

stats