Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sol y sombra

El reflejo

El nuevo noviazgo de Urdangarin ha entrado a formar parte de nuestras vidas como una de las grandes preocupaciones del momento junto a la inflación, la factura elevada de la luz, el deterioro general de la economía, el desafío separatista catalán, el órdago proetarra a Sánchez y la gestión de los fondos europeos. A los novios, pillados in fraganti de la mano, les preguntan qué opinan del revuelo mediático, como si ellos mismos lo hubieran organizado. Todo el mundo está pendiente de lo supuestamente mal que lo está pasando la Infanta Cristina en Ginebra y, en paralelo, se ha abierto un debate en las televisiones y las redes sociales para analizar a fondo la situación y repartir las culpas del adulterio.

No hay, además, colores ideológicos en la discusión. Dado que el «terrible escándalo» afecta a la Casa Real, el club de amigos de las polémicas del corazón está secundado esta vez por los progres de izquierda. Los que yo conocí en otro tiempo no se dedicaban a estas cosas que consideraban inferiores, pero el nivel ha bajado en todos los escalones de la vida y para los progres de ahora los dislates de la realeza son un asunto crucial, como si solo ella fuese acreedora del disparate nacional. Al llamado Rey emérito se le considera prófugo cuando no lo es, puesto que no tiene ninguna deuda pendiente con la justicia, y, en cambio, Puigdemont, que sí la tiene, es un exiliado político perseguido por sus ideas. De Jordi Pujol, que se enriqueció no solo como comisionista pillando desde las más altas instancias institucionales del poder, se han olvidado.

Volviendo a Urdangarin, los que siguen atentamente su noviazgo y los que lo corean pendientes de las últimas novedades, como si no existiera otra cosa de lo que preocuparse, puede que sean los mismos que con frecuencia se quejan de la clase política que nos ha tocado sufrir en este país. La que ellos mismos votan. Su reflejo. El que proyecta su banalidad.

Compartir el artículo

stats