Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joaquín Rábago

Olvido interesado de Cuba

Los grandes medios de comunicación occidentales, esos que llamamos de referencia, parecen cultivar un olvido interesado de los logros de Cuba en la lucha contra la pandemia.

Es como si las posiciones ideológicas, que son ciertamente muchas las que separan a Occidente del sistema comunista cubano, impidiesen ver la realidad. O que ésta no debiera interesarnos.

Ha tenido que ser una publicación especializada estadounidense, el American Journal of Public Health, la que destaque la buena gestión sanitaria que están haciendo de esa lucha las autoridades de la isla.

En un ensayo de ocho páginas, la revista norteamericana trata de explicar cómo un país pobre, sometido desde hace ya más de seis décadas a un inhumano e ilegal bloqueo por parte de Washington, es capaz de proteger mejor a sus ciudadanos que la rica, pero desigual superpotencia.

Entre las razones, la publicación señala las «diferencias básicas existentes en la estructura y organización de los sistemas sanitarios, así como en la filosofía y la cultura» entre ambas naciones.

Cuba ha dado una respuesta más coordinada e integral a la covid-19, escribe la revista, lo que se ha traducido en resultados significativamente mejores que los obtenidos por EEUU.

Hasta mediados del año en curso, la tasa acumulada de casos en Estados Unidos era cuatro veces superior a la de la isla caribeña mientras que «las tasas de mortalidad y de mortalidad excesiva eran doce veces más elevadas» en el primer país.

Según los últimos datos de la universidad Johns Hopkins, en EEUU, con una población de 329,5 millones (datos de 2020), han muerto 819. 315 personas por o en relación con el coronavirus, frente a 8.321 en la pequeña Cuba, que tiene una población de 11,33 millones.

La Habana considera la cobertura sanitaria como un derecho universal hasta el punto de haberlo anclado en la Constitución mientras que EEUU dispone ciertamente de algunas de las mejores clínicas del mundo, con los mejores especialistas, pero sólo para quienes pueden costeárselas.

La isla caribeña cuenta con una red de 11.000 clínicas y 500 policlínicas que garantizan la detección temprana de situaciones críticas y apuesta sobre todo por la prevención.

Una de sus fortalezas en la lucha contra la pandemia es la colaboración entre los médicos de atención primaria y alrededor de 28.000 estudiantes de medicina.

Gracias a todo ello, la isla ostenta el índice más bajo de letalidad por el coronavirus en toda América Latina, con un 0,9 por ciento, según la Johns Hopkins, frente al 1,6 por ciento en su gran vecino del norte.

Con los índices más elevados en ese apartado figuran, por el contrario, en ese continente Perú (8,9 por ciento), México (7,6 por ciento) y Ecuador (6,2 por ciento).

Además ocupa Cuba el primer lugar en América Latina y el segundo en el mundo, después de Emiratos Árabes Unidos, en la inmunización contra el Covid-19, según el portal digital Our Web in Data.

A pesar del embargo, la isla ha conseguido desarrollar hasta tres vacunas contra la Covid-19, y casi el 86 por ciento de su población ha completado el esquema de inmunización, con un millón de cubanos que han recibido las dosis de refuerzo.

Compartir el artículo

stats