Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfonso González Jerez

retiro lo escrito

Alfonso González Jerez

No mires arriba

No mires arriba. Céntrate en la tele, en la rueda de prensa, en lo que te dice Pedro sobre la reforma laboral, sobre el recibo de la electricidad, sobre la reconstrucción de La Palma. ¿Qué hace otra vez en La Palma?, te preguntarás, porque llevas años envenenado por el odio y la ignorancia del nacionalismo. Pues estar. Te parece poco. Ya verás como el día 31 estarás pagando la electricidad como a principios de noviembre, descartada la inflación, por supuesto, pero no mires arriba, que ya Bruselas nos ha aprobado el primer paquete de ayudas, el primero, más de 10.000 millones de euros, somos los mejores de la Unión Europea y eso a pesar de los catastrofistas, los agoreros, los miserables, los canallas. Habría que cambiar de agoreros. No, no mires arriba, no seas terco, escucha, no te preocupes, a los agoreros ya los estamos poniendo un sueldo o comprándoles la basura que caguen en su casa, da lo mismo: dentro de poco esta gentuza, que está empeñada en destruir a este país, porque son así, son una mierda, son unos corruptos, no como nuestro partido, por supuesto, no levantes la vista, que te estoy viendo, fíjate en la chaqueta negra de Yolanda, mira a Yolanda sonreír junto a Su Santidad, como lo llama ella, en el fondo el marxismo siempre fue una herejía cristiana, no, no mires nada, este calor es normal, esta luz es que la izquierda está llevando a todos los hogares españoles y canarios, no hagas caso, todo va bien, vamos a crear tantos puestos de trabajo que no sabrás elegir, y todos fijos, gracias a la reforma laboral, aunque sí, es cierto, los costes de despidos siguen siendo una soberana porquería y es indiferente a esos efectos que sean fijo o no, pero ni mires arriba, esto se va a acabar, lo fundamental es ponerse a mascarilla, ah, la historia universal de la mascarilla, primero prescindible, después recomendable pero no absolutamente necesaria, luego imperativa, a continuación podíamos vernos ya las sonrisas, como dijo Sweet Caroline y ahora, como cualquiera puede entender, una cuestión de vida o muerte en los espacios abiertos, salvo que lleves chándal, porque el chándal, después de las vacunas, es el mejor sistema de protección frente al coronavirus que ya está venciendo, doblegando, aniquilando, un esfuerzo más por parte de todos, no, dinero para reformar y modernizar el sistema productivo español hay de sobra, pero para comprarle a la plebe test de antígenos no, así funciona la magia de la Next Generation, pero ya se ve la luz del túnel, no insistas en mirar arriba, esa sombra es igual que cualquier sombra, esas explosiones que oyes a lo lejos no son explosiones, con toda seguridad, sino fuegos de artificio, quizás Alberto Garzón ha podido hornear con éxito un roscón de Reyes sin nata ni crema pastelera y lo está celebrando, al rico roscón dietético, no mires hacia arriba, su próxima propuesta es que este producto navideño pase a llamarse roscón de Estanislao, por Estanislao Figueras, vamos a empezar por la primera república, cuando nos metamos con los polvorones ya nos atreveremos con la segunda, pero debes abandonar esa estupidez de mirar hacia arriba, arriba no ocurre nada de interés, el futuro está aquí, entre todos los empoderados presentes y futuros de la tierra, el valle de Aridane tomará el relevo a Silicon Valley, dispondremos de una Renta Ciudadana de 500 euros mensuales, multiplicaremos por cinco las becas universitarias, acabaremos con la violencia machista, los dependientes comenzarán a recibir sus ayudas antes de que envíen su solicitud a la Consejería de Derechos Sociales, todos los coches serán eléctricos a partir de 2030 pero no mires arriba, no te empecines en descubrir lo que se está acercando cada vez a mayor velocidad y que descoyuntará a una izquierda torpe, oportunista, irreflexiva, distraída, adanista y ensoberbecida, obsesionada con las martingalas de las identidades territoriales, culturales y sexuales, vocacionalmente mentirosa y funambulista, porque un Gobierno de derecha y ultraderecha, sin necesidad parlamentaria de liberales ni de nacionalistas, será exactamente como un meteorito letal para cualquier causa de la izquierda, para cualquiera regeneración democrático, en el próximo cuarto de siglo.

Compartir el artículo

stats