Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fonsalía, un paso en falso

Por repetida, la siguiente afirmación no deja de perder vigencia e importancia. Vivimos un momento de vital relevancia en el panorama del comercio internacional. Y sí, otra vez nos enfrentamos a grandes retos ante los que tenemos que estar preparados. Es el momento de focalizar los esfuerzos y poner toda la energía en dónde se puedan maximizar los beneficios desde todos los puntos de vista: económicos, sociales, estratégicos…

El mensaje es claro: las instituciones de nuestra isla deben velar por potenciar las instalaciones del Puerto de Santa Cruz de Tenerife. Es ahí donde deben concentrarse las estrategias y donde deben dirigirse las inversiones económicas que consideremos cruciales para el desarrollo y bienestar de nuestra Isla.

Porque no lo olvidemos, una vez más, que lo que ocurra en el puerto de Santa Cruz de Tenerife casi siempre influye, en mayor o menor medida, en el resto del territorio insular. Por eso, los responsables políticos (y los agentes sociales pertinentes) que tienen la responsabilidad de trabajar en la consolidación y desarrollo efectivos de nuestra economía deben ser rigurosos, muy rigurosos, a la hora de invertir en infraestructuras.

Y viene todo al caso por el debate social y político que se ha dado en torno al posible Puerto de Fonsalía. Sobre la máxima de la que venimos hablando en este artículo, ese proyecto no sería la mejor de las inversiones posibles para el conjunto de nuestra Isla. Es el momento de ajustar el flujo de dinero público, con serenidad y ambiciones rigurosas, hacia las infraestructuras que pueden copar un lugar relevancia en el panorama internacional. Y más en estos tiempos, donde un paso en falso puede ser calamitoso… y viceversa.

El puerto de Santa Cruz debe ser potenciado con mejoras en sus instalaciones, con la mejora y el refuerzo de los servicios que allí se prestan para que el tráfico internacional de transbordo de contenedores ponga sus ojos en Tenerife y aprovechemos todo lo posible nuestra envidiable posición geográfica. Un cuidado decidido en este sentido hacia nuestro puerto, unido con una sólida labor comercial, podría dar unos notables resultados para su robustez y, en consecuencia, para la robustez de la sociedad tinerfeña. Es el tiempo de pasos en firmes…

Compartir el artículo

stats