Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un Villero de Honor llamado Isidoro Sánchez García

La tarde/noche del miércoles 20 de octubre de 2021, en el Teatro Teobaldo Power de la Villa de La Orotava y a pocos metros del hogar natal de Isidoro Sánchez García, se agruparon numerosas personas ligadas a la trayectoria del villero homenajeado para acompañarlo en un día tan especial. No faltaron familiares, amigos de la política, cultura y sociedad en general, así como conocidos y seguidores de un legado vital que se extiende por casi ocho décadas.

Las primeras palabras correspondieron a Javier Pacheco, presidente de la Asociación Don Víctor. Estableció la relación e interés del homenajeado con los Altos de La Orotava, atendiendo especialmente a su labor como ingeniero de montes del Icona y la etapa de responsabilidad como director del Parque Nacional del Teide, exponiendo, además, detalles de la etapa de Isidoro bajo diferentes responsabilidades políticas desde lo local hasta el ámbito europeo. El documental De Aguamansa a la Cruz Verde y el libro La Orotava energética se sucedieron en esa mención.

A continuación, llegaron unas pinceladas musicales protagonizadas por la unión de violonchelo y piano a cargo de dos componentes de la Escuela de Música y Danza Villa de La Orotava. Escogidas piezas que dieron paso a las palabras leídas según el acuerdo plenario en sesión ordinaria del 29 de junio de 2021 por la secretaria general del Excmo. Ayuntamiento de la Villa de La Orotava, Adela Díaz Morales, atendiendo a lo recogido en el actual Reglamento Municipal de Protocolo, Honores y Distinciones. Tras la entrega de la distinción por parte del alcalde de La Villa de La Orotava, Francisco Linares García y fotografía con miembros de la Corporación Municipal sobre el escenario, le tocó el turno al homenajeado. Las primeras palabras serían de recuerdo a los familiares que, desgraciadamente, ya no podían acompañarle, citando a su padre (Isidoro Sánchez Rodríguez) y a su madre (Herminia García Rodríguez), así como a sus hermanos Francisco y Dardi, su cuñado Tito y los primos Juanma y Chicho. Tras el agradecimiento a la Asociación Don Víctor por la propuesta expresada al Ayuntamiento para el reconocimiento a su persona, así como la aceptación del alcalde y de la Corporación Municipal por ello, pasó a establecer algunos rasgos asociados a sus vivencias personales. El ingreso en el Colegio de la Milagrosa con seis años marca el inicio de una etapa educativa que completaría en el Colegio San Isidro, regentado por la congregación de los salesianos, prolongándose allí su estancia durante diez años. No faltaron referencias al mundo del deporte y, de forma especial, al fútbol y al baloncesto. Accede a la Universidad de La Laguna y concluye su formación como ingeniero de montes en la Etsimo de Madrid. Se gradúa en 1965 e inicia a continuación una constante relación con el mundo laboral en empresas privadas hasta que ingresa en el Icona, por oposición, hace curiosamente ahora medio siglo. Ahí, tal y como apuntaría Isidoro, comienza un periplo profesional y de vinculación con espacios como el Parque Nacional del Teide, La Gomera y El Hierro, desarrollando una intensa labor como director del Parque Nacional del Teide entre 1974-1981 y del Parque Nacional de Garajonay entre 1982-1987. Desde entonces se retira del mundo forestal y pasa a una implicación constante en el mundo de la política. En los años previos, además, fue gran conocer del ámbito forestal en España y otros rincones del continente americano, africano y asiático como consecuencia del trabajo en Icona. No faltaron detalles de sus años como diputado del Parlamento Europeo, referencias a su familia, así como la lectura de unos bellos poemas mediante la técnica japonesa de los haikus que tanto le apasiona. Sus palabras se cerraron con una mención a villeros de su familia homenajeados con esa categoría de Honor, siendo el caso de su tío Antonio (por la vinculación al fútbol) y su hermano Francisco (por el compromiso con la política). Pidió, ante todos los asistentes, amar a la Villa y a la isla en general, al igual que se solidarizó con La Palma y sus habitantes ante las complejas circunstancias actuales que están viviendo. Emotivas y sinceras palabras del alcalde marcaron el broche de oro. La Orotava cumple así con el reconocimiento a un Villero de Honor llamado Isidoro Sánchez García. Gracias, La Orotava; enhorabuena, Isidoro.

Compartir el artículo

stats