Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro Alfonso Martín

Lo genérico está sobrevalorado

«Los locos dirigen el manicomio», es una expresión que siempre me ha hecho gracia y la aplico a situaciones de perplejidad. La riqueza va transitando desde la economía de la producción a la de servicios y cada vez más es el consumidor quien marca las pautas del mercado.

Si a esto le añadimos las políticas financieras, aceleramos y frenamos en función de la sostenibilidad del sistema.

El consumidor cada vez tiene mayor acceso a la información, aunque aún no sabe, o no quiere, distinguir entre lo contrastado y lo manipulado, basando nuestras decisiones entre el impulso y el mejor precio.

Intentando saltar desde el fuego de las empresas cayendo en las brasas del Estado, confundiendo lo racional con lo emocional, perdiendo la capacidad de basarnos en hechos en vez de en la interpretación subjetiva.

Ante tanta incertidumbre, nos desplomamos ante lo impredecible y perdemos de vista la oportunidad que se nos presenta cuando no enfrentamos a una anomalía.

Los presupuestos inteligentes se separan de los factores de producción (tierra, trabajo y capital) y demandamos más recursos en vez de adaptarnos a unos resultados sostenibles que nos alejen de ofrecimientos rellenos de aire.

Lo genérico esta sobrevalorado. Tenemos que volver al pragmatismo y alejarnos de la teoría o la dependencia de rentas insostenibles. Al ser humano nos afectan más las pérdidas que las ganancias, pues las tasas de ahorro no son suficientes para subsistir y vivimos el día a día con la renta que disponemos.

Apostamos nuestro porvenir al Estado que es un centro de costes ineficiente y no de ingresos sostenibles, soportado por las aportaciones privadas de trabajadores y empresarios.

Preferimos vivir subsidiados antes que esforzarnos para buscar la equidad local para el crecimiento.

Olvidamos, con bastante premura, que el mejor pensamiento no es la mejor teoría y casi nunca la mejor solución.

Debemos volver al origen: Observar, aprender, ejecutar y comunicar.

A ser grupo por encima de ser individuo.

Compartir el artículo

stats