Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

el recorte

Una corona de Espino

La diputada Vidina Espino debe ser urgentemente depurada y enviada a un campo de reeducación política. ¿Pero esto qué es? La incómoda parlamentaria ha decidido colocar un barreno de dinamita con la mecha encendida en el trasero de los grupos parlamentarios anunciando que el Grupo Mixto, donde están ella y Ricardo Fernández de la Puente, donará doscientos mil euros a los afectados de La Palma. Es justo el mismo dinero que anunció generosamente la Mesa de la cámara que iba a enviar a los afectados de esa isla. Si resulta que esa donación se puede hacer —cosa que parece bastante probable— los restantes grupos parlamentarios se van a situar en una situación extremadamente incómoda. ¿Es que el PSOE, CC, PP, Nueva Canarias y Podemos van a ser menos? ¿Es que no van a donar también una cantidad sensiblemente superior y proporcional a las cuantiosas subvenciones que reciben? Algún líder nacionalista andaba ayer por los pasillos echando pestes por la boca y diciendo que la iniciativa solidaria de Espino es pura demagogia. Y no era el único que soltaba maldiciones en arameo. No sé si lo de Espino es más o menos demagógico que lo de la Mesa del Parlamento, pero desde luego es muchísimo más venenoso. Y divertido.

Compartir el artículo

stats