Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jorge Bethencourt

MANUAL DE OBJECIONES

Jorge Bethencourt

Toda la carne en el asador

¡Atención cocina! Marchando 250 euros mensuales durante los próximos dos años para jóvenes de dieciocho a treinta y cinco años que tengan trabajo con ingresos inferiores a 23.725 euros. Será una ayuda oficial para pagar el alquiler de una vivienda desde la que mirar a los ancianos que viven bajo el puente, arrastrando sus pertenencias en carritos robados del supermercado. A los que esperan en la cola de una dependencia que les darán cuando estén fiambres. A los que no ven por ningún lado esas residencias que prometen, con puntual falsedad, en cada elección.

¡Y marchando otra al punto! Doscientos euros de regalo para quienes cumplan dieciocho años el año que viene. Estamos que lo rompemos. El Gobierno del ‘presidente Pedro’ les va a invitar al cine, al concierto de su grupo musical favorito o a comprarse el último libro que les haya gustado —sí, sí, ya saben, un libro, esas hojas impresas en papel y unidas entre si— con un talón de 200 euros libre de polvos y pajas (o no, que a esa edad…) con cargo a los impuestos de todos los españoles, españolas y españolos. Para que se los gasten en cultura. La medida es solo para los que cumplan el próximo la edad de votar. O sea, a la cultura a través de la urna.

Esto está ya como cuando te invitan a un asadero en el monte y te vas acercando y notas nítidamente el tufo de las chuletas a la brasa. Sobre los carbones del dinero que llega de Europa y una nueva subida de impuestos se está cocinando una elección que parece un chuletón sangrante, de esos que les gusta tanto al carnívoro residente de La Moncloa.

No se va a olvidar de los diez millones de jubilados, cabreados porque la inflación está reduciendo el poder adquisitivo de sus prestaciones. Ni de los cuatro millones de empleados públicos a los que les volverá a subir las nóminas —un 7% desde 2019– porque la mejor manera de conquistar el corazón es ablandar el bolsillo.

El ‘presidente Pedro’ sabe que tiene gasolina para un último acelerón. Y que luego, el tanque quedará vacío, con un agujero de 1,42 billones de deuda. Y vendrá la resaca. Y habrá que empezar a pagar la fiesta. Pero eso será mañana. Hoy está poniendo toda la carne que le queda en el asador. Y si la derecha gana un país arruinado, allá ellos. Les tocarán los recortes y el austericidio. Un plan perfecto. Otra vez.

Compartir el artículo

stats