Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

el recorte

La trampa perfecta

La pobreza severa ha crecido en Canarias un 49% . Trescientas setenta mil personas le están viendo ahora mismo los colmillos al hambre, ciento treinta mil más que hace un año. Canarias es ya la primera comunidad autónoma con mayor porcentaje de su población en pobreza severa. Son los devastadores efectos de la pérdida del turismo a causa de la pandemia mundial. Pero no hay que engañarse: antes de la crisis turística, esta tierra ya tenía problemas de paro y de pobreza. La respuesta de los gobiernos canarios ha sido siempre la misma: dedicar más presupuesto al gasto social. Más dinero, que siempre resulta insuficiente. Porque cada vez hay más necesidades y más población vulnerable. La única manera de conseguir la prosperidad de todos es el crecimiento económico, el aumento de la renta predistributiva y la abundancia de trabajo. Actividades económicas y rentas que ingresen más impuestos y permitan sostener a una población pobre cada vez menor. Más recursos públicos y menos necesitados. Pero lo que estamos logrando, con los políticas que hemos seguido hasta hoy, es justo lo contrario. Lo público tiene cada vez menos recursos y la sociedad se empobrece cada vez más.

Compartir el artículo

stats