01 de julio de 2020
01.07.2020

Facebook pierde anunciantes

01.07.2020 | 01:34
Facebook pierde anunciantes

La noticia más importante de junio es la sangría masiva de anunciantes de Facebook, y algunos también de Twitter. Han retirado sus anuncios Coca-Cola, Honda, el gigante Unilever, Starbucks y así sucesivamente. Hasta un centenar de marcas, que aportan la práctica totalidad de los ingresos de la red social que emplea a 2.600 millones de personas sin pagarles ni un euro, a veces llamadas usuarios. La pregunta esencial que debe plantearse el analista despierto es, ¿por qué? La respuesta bucólica apunta a que los conglomerados no desean verse identificados con el discurso cainita que domina las redes, especialmente en un año electoral en el Imperio.

Esa tesis peca de ingenua, y nos apuntaremos a la versión del Wall Street Journal. El rechazo a Facebook cunde después de que las marcas citadas "sufrieran una aguda bajada de sus cotizaciones el pasado viernes". Es decir, se alejan de las redes con criterios benéficos, pero que les han sido inculcados por los accionistas. Sin olvidar que este mundo complicado admite ultrajar en Facebook y después atacar a los anunciantes por elegir un medio ultrajante, la expresión a dirimir es el escurridizo "discurso del odio".

En general, una publicación en las redes sociales es "discurso del odio" siempre que me critiquen, y es "libertad de expresión" siempre que yo ataque a otros. Cuando Trump tuitea que "con el saqueo viene el tiroteo", el escalofrío surge al recordar que les habla el comandante en jefe del mayor ejército de la historia de la humanidad. Sin embargo, el enfrentamiento radical es tan importante para la subsistencia de la cháchara social como la pornografía en la continuidad de Internet. Acuciado, Zuckerberg promete hoy que retirará "los comentarios que induzcan a la violencia", como si fuera opcional. El mundo ha de decidir si Facebook es el árbitro de la etiqueta de la comunicación humana. Voto que no.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook