Vale. Pasa en todos los partidos. En todos hay gente que simplemente no se soporta. Pero ninguno tiene un nombre tan provocadoramente equívoco como Unid@s Podemos. El heteropatriarcado fundador ha terminado a la greña, con Iglesias y los suyos por un lado y Errejón y los suyos por otro. Pero en el lado femenino no es que las cosas vayan mejor. Clara Serra se fue a Más Madrid con Errejón y su hermana Isa se quedó en Podemos. Ahora parece que ha vuelto la díscola, mientras Tania Sánchez, expareja de Iglesias, y Carolina Bescansa se suman a la nueva fuerza de la izquierda, junto a Rita Maestre, ex pareja de Errejón. Si al llegar a este punto de Melrose Place ya están confundidos, no pasa nada. Es lo normal. La derecha y la izquierda, en España, se devoran a sí mismos. Pero hay que reconocer que la izquierda es muchísimo más divertida.