12 de octubre de 2019
12.10.2019

El vuelo

12.10.2019 | 01:47
Maite Fernández Valderas*

Me sentaba en el avión hace unos días y me decía un cliente: "cuéntame lo básico que tengo que saber, durante el vuelo"; yo me sonreí, no soy de recetas básicas, porque cada candidato es un mundo, cada municipio un pequeño país y me decía: "pues concreta y cuéntame cosas que resulten básicas para ti en el despliegue público, imagina que sólo tenemos estas escasas tres horas?".

Volar, ese despegue es tan liberador, tienes la sensación de dejar en tierra lo más difícil y llenarte de ilusiones, de planes, es una forma de parar esa rutina, de detenerte. Es como un cierra rápido de tu agenda, y la mente se abre como un paracaídas? Ahora te invito a que me acompañes y logres desconectar de tu rutina, aunque sean escasos minutos.

Tips para ti:

1.- Entrena el carisma. Juega a estar pero no des el 100 % de forma gratuita, reserva carga emocional para que las personas valoren y sientan tu cercanía. Si siempre damos todo, ¿cómo vamos a hacer sentir diferentes o especiales a los demás?

2. Sedúcete para seducir. Aprende a seducirte, a gustarte, a oírte por la radio, en tus audios, a valorar tus intervenciones en televisión. Así aprenderás a modularte hasta lograr una puesta en escena que refleje lo mejor de ti. No te engañes por todos tus años en política, eres un ser humano, y todas tus emociones afloran, incluso cuando te sientes seguro. Reinvéntate, cada etapa necesita de tu renovación.

3.- Entrena, entrena y entrena tu discurso, nada de lo improvisado es real. Cuando lo estés preparando pregúntate: el para qué, sé francotirador con tus ideas. Céntrate exclusivamente en 3 ideas como máximo? Gobierna para que te recuerden, para permanecer, y eso sólo se logra si abanderas proyectos concretos, identificativos con tu marca.

Un consejo: cuando no encuentres emotividad en ti, ese día es interesante que tu discurso contenga palabras bonitas, y siempre escrito, nada de lo improvisado es real.

4.- Si los nervios te juegan una mala pasada? Mantén el contacto visual, logra que la tensión se ponga de tu parte y ponte rápido en marcha. Utiliza el lenguaje corporal. Y ten presente hacer la V con tus movimientos en el escenario, sentirás dominio de la situación.

5.- El político en Instagram, una necesidad. Evita llevar el aura oficial; mientras más nos recuerde a lo oficial, menor impacto tendrá. Los ciudadanos quieren ver al político que sonríe, al ser humano que está detrás. Ser coherente entre lo offline y lo online es importante, somos uno sólo. Usemos muchas imágenes y reducido texto. Hagamos marca con un emoticono que nos identifique. Usemos un estilo diferenciador, ¡único! Las publicaciones mínimas en días alternos, priorizando los martes, jueves y domingos, son los días de mayores impactos.

6.- Cuidemos lo que nos contamos. El lenguaje es poderoso. ¿Has probado a cambiar tus debería y tendría que por podría, quiero lograrlo, sé que puedo conseguirlo para ti.

7.- Dirijamos nuestro discurso de lo racional a lo emocional. Menos ideología y más proyectos políticos.

8.- Tener presente que lo que decimos es el porcentaje más pequeño de lo que comunicamos. Nuestro mayor objetivo debe ir a nuestra puesta en escena. Practiquemos posturas, sonrisas. ¿Cómo administramos nuestras caricias a nuestro público? ¡Conozcámonos! Lograrás impregnar tus acciones de tus valores, eso te dará una mayor coherencia. Tomemos conciencia de nuestros tics.

9.- Generando sentimiento. El mensaje debe llegar no sólo a la mente de los electores, debe de ir a más allá y generar sentimientos en sus corazones.

La agenda es una herramienta para ti, no permitas que te gobierne porque tu hoja de ruta se verá alterada, aplica la distinción entre importante y urgente.

10.- La candidatura política sigue siendo el eje central de la decisión del electorado. Destina la mayor parte de tus energías para desplegar tu proyecto, ¡tu marca! y solo un 25 % a la crítica. La crítica constante le perjudica a tu identidad.

Hagamos de la incertidumbre un elemento más de nuestro liderazgo. Si diseñamos una hoja de ruta alternativa nos aportará seguridad y confianza en los tiempos más confusos. Visionemos opciones futuras posibles, hagámoslo practica habitual.

Detecta fake news, decide sentirte preparado para ello.

Tu eslogan político ideal será corto, sencillo, positivo, directo, representativo, motivador y fácil de recordar.

11. Aprender que la felicidad no es un código binario, de 1 a 0, sino un subir y bajar, esto te aporta estabilidad emocional y un liderazgo político coherente.

*Psicóloga. Coach Político. CEO ETIK

@EtikMaite www.etikpolitica.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook