10 de septiembre de 2019
10.09.2019

Editar y dirigir una colección

10.09.2019 | 01:52
José María Lizundia

Hasta hace unos meses nunca hubiera pensado editar una colección por muy focalizada que estuviera. Lejos de cualquier idea de continuidad y negocio, y asumiendo desde el comienzo unos costes de difícil resarcimiento. Pero mi proyecto merecía la pena: la oportunidad de editar a grandes autores que escribieran sobre Marruecos/Magreb (política, sociología, literatura y cultura, y deriva iberoamericana). Parece muy plausible que será una edición verdaderamente filantrópica. Algo revolucionario en nuestro país. Contaba Esther Tusquets en sus memorias que del ruinoso inicio de su aventura editorial la salvo Humberto Eco con El hombre de la rosa; hoy eso no hubiera pasado, nadie arriesga. Salvo las subvencionadas a fondo perdido: otro mundo. Mi colección Ensayos saharianos que hasta tiene logo propio, dispone del soporte de una editorial, de forma que me he librado de todo la parte empresarial y técnica, y grueso de la comercialización. Me encargo de elegir autores, seleccionar textos, ordenarlos, fijar edición y demás. Por supuesto no se pensó en subvenciones -para mí, solo en casos o colecciones muy puntuales, justificadas-, además sería impensable por la ubicuidad de mis autores y objeto. Otra de las posibilidades editoriales hoy es la globalización inmediata, la mezcla y confabulación. Poder juntar grandes autores: marroquíes, colombianos y españo- les -amplía todos los horizontes- co-nectados con Marruecos/Magreb para abordarlo desde distintas ópticas no tocadas con anterioridad. Como objetivo de Ensayos: lo orillado, sorteado, prescindido.

Jamal Mechbal exdiplomático y jurista marroquí, escritor, promotor de los derechos humanos hace la interpretación marroquí del conflicto Marruecos-Polisario, algo en lo que España demuestra extraordinaria singularidad: imposible leer esa versión marroquí. Gabriel Restrepo, colombiano, una de las cumbres de la intelectualidad latinoamericana, sociólogo, poeta, profesor, escritor, nos enciende el arco eléctrico que ilumina el Magreb, Al Ándalus e Hispanoamérica. Abdelkader Chaui, premio nacional de Creación Literaria y consagrado escritor en árabe, exmarxista-leninista que penó dieciséis años de cárcel, después embajador de Marruecos en Chile, estando traducido al español, ahora nos escribe en su segundo idioma, en español directamente. No traducido, su español resulta sugerente, con sutiles reminiscencias. La politóloga colombiana Clara Riveros, diagnostica el Marruecos actual, en especial el de la mujer sahariana. No la del reducto de fusión entre la ancestral sociedad pastoril y el acuartelamiento totalitario de Tinduf, sino del mundo actual y constitucional de Marruecos, donde tampoco termina de despegar la mujer. A los amigos reales del Sáhara les ha de interesar el mundo místico sufí de las zauias, la religiosidad popular del desierto. Con Youssef Nava.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook