La política en general está llena de incertidumbres, pero en estas islas se sale. Con polémicas mociones de censura, con tránsfugas, con impugnaciones de última hora que intentan retrasar lo inevitable... Todo está tan revuelto que la gente se confunde. Como Matilde Zambudio, la concejal de Santa Cruz de Ciudadanos que ha batido la plusmarca mundial de la ironía al señalar, en un mismo día, que ella nunca ha desobedecido las instrucciones de su partido para acto seguido añadir que "Ciudadanos está muerto". O sea, no es que Ciudadanos expulse a sus cargos electos y los declare tránsfugas, es que ellos expulsan a su propio partido del panorama político de Canarias. Lo del partido naranja es como para ir al baño y no echar gota. Y lo del PP lleva el mismo camino con expulsiones y rebeliones en La Palma y rumores de purgas políticas que alcanzan al mismísimo Asier Antona. ¡Cómo está el patio!