28 de junio de 2019
28.06.2019

Elige la escombrera que más te guste

28.06.2019 | 01:23
Luis F. Febles

Y el gusto que da tirarlo donde sea. En Canarias lo conseguimos. Somos un parque temático para las escombreras, sea en campo o ciudad, barrio o urbanización, solo tienes que seleccionar libremente un lugar adecuado y dejarlo caer. Restos de obra y enseres que se acumulan junto a frigoríficos y armarios para ofrecer lo mejor de cada franquicia. ¿Para qué ir al punto verde si las sanciones no se aplican con contundencia? Pues cerquita de casa o en algún barranco, que para eso están. Es fácil, escoge la escombrera que más te guste. La elección del emplazamiento, de lo que también se conoce como botadero, se basa en unos criterios técnicos que tienen como factor determinante pasarse por el arco del triunfo la normativa y el respeto al medio ambiente. En los criterios específicos más influyentes se encuentra la distancia de transporte desde su casa hasta la escombrera, por lo que normalmente suele ser tan cercana que no afecta al costo total de la operación. La capacidad de almacenamiento necesaria no influye en dicha operación, dado que si hay más escombros, se dan más viajes. Las alteraciones potenciales que pueden producirse sobre el medio natural y las restricciones ecológicas existentes en el área de implementación son tan importantes como el tiempo que hará en Birmania la próxima semana. Pasa que en muchos pueblos y ciudades del Archipiélago cientos de escombreras ilegales sirven de visita turística para medir nuestra capacidad de atentar contra el paisaje arrojando enseres, cristales, chatarra, restos de productos tóxicos y peligrosos como barnices, uralitas, aceites, restos de animales e incluso bolsas de basura. Lo que también ocurre es que las sanciones municipales no se han endurecido, y la creación de escombreras es una práctica cotidiana y cómoda. Como para ejemplo un botón, hace unos meses, un constructor de Gran Canaria fue identificado como autor de un vertido de 25 toneladas de residuos, que acabó en una sanción de 3.000 euros. Sale barato. El Ayuntamiento de Moya inició hace unos años los trámites con la Delegación del Gobierno en Canarias para instalar sistemas de cámaras de videovigilancia en diferentes puntos del municipio para intentar erradicar los vertidos de residuos incontrolados que se están produciendo en algunas zonas e identificar a los causantes para su correspondiente sanción. Como alternativa, los desalmados acuden a otros puntos donde no existen estos dispositivos de dudoso resultado. No solo con acciones en los medios de comunicación municipales, redes sociales, página web y emisora de radio se pone coto a una actividad ilegal: hay que endurecer las multas recogidas en las ordenanzas. El problema ha llegado a una dimensión insostenible desde el punto de vista ambiental ya que genera el deterioro del paisaje, la generación de olores, la contaminación del suelo y el agua con sustancias peligrosas, y un problema económico tremendo para los ayuntamientos que gastan miles de euros destinados a la recogida de los residuos incontrolados. Inexorablemente ligado a esta cuestión, hay que recordar que España apenas recicla hoy el 33% de sus desechos. Según cuenta Ecologistas en Acción en un amplio reportaje sobre los vertidos ilegales en El Confidencial, "el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) condenó a España por la existencia y absoluto abandono de 88 vertederos incontrolados. La primera se emitió en febrero de 2016 y señaló 27 vertederos que o bien seguían en activo o bien no fueron sellados tras su cierre. La segunda llegó en 2017 y pone el dedo en otros 61 vertederos, el 80% de los cuales se reparte entre las Islas Canarias y Castilla y León; España solo reconoce 36 de esos recintos y asegura que todos han sido ya cerrados y sellados desde el dictamen europeo, con fecha 26 de septiembre de 2014. El TJUE responde que, aunque algunos estén en efecto ya sellados, llegan con el plazo expirado. Más considerando que nuestro país ya fue advertido por primera vez en 2007 y apenas hizo nada en una década". Volvemos a ser un ejemplo de mala praxis: "En Cataluña y Navarra existen municipios que cumplen y hasta superan los objetivos de la Unión Europea, y otras como Canarias, Madrid o Baleares que están muy lejos". No te olvides de elegir la escombrera que más te guste.

@luisfeblesc

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook