16 de junio de 2019
16.06.2019

Clínica San Juan de Dios, donde se unen ciencia y caridad

16.06.2019 | 08:38
José Vicente González Bethencourt*

Siendo estudiante de Medicina en Cádiz, conocí un hospital de patio llamativo y elegante arquitectura junto al ayuntamiento y la plaza de San Juan de Dios, el más antiguo de la ciudad, fundado como Hospital de la Misericordia en 1598, y luego como San Juan de Dios, haciéndose cargo de él en 1614 la Orden Hospitalaria del mismo nombre, cumpliendo funciones de hospital militar, y atendiendo ocasionalmente epidemias de tifus, peste bubónica y fiebre amarilla. A él acudían los pobres que requerían asistencia médica o cuidados de albergue y manutención, teniendo en cuenta que el concepto de hospital a principios del siglo XVIII era distinto del que ahora tenemos, los estatales y militares tenían una mentalidad científico-docente, y los religiosos se basaban más en la caridad, siendo su función sobre todo de acogida física y espiritual propia de la Edad Media, más que de una estricta asistencia sanitaria, si bien ésta se ha ido consolidando progresivamente.

A Santa Cruz de Tenerife llegó la Orden en 1949, a petición del Cabildo, para fundar una clínica infantil que tratara las secuelas de niños con poliomielitis, una enferme dad viral que al lesionar la médula espinal produce parálisis y debilidad muscular. El virus de la polio entra en el organismo a través de la boca al contaminarse las manos con heces de una persona infectada, una situación hoy superada gracias a la prevención y vacunación. El 16 de julio de 1949 comenzó a funcionar el centro como Hogar Clínica Infantil en instalaciones provisionales de la calle La Milagrosa, La Cues- ta, La Laguna, como entidad religiosa, existiendo actualmente dos centros, el hospital y el psicopedagógico, ambos de interés público y carácter benéfico-social, con gestión privada sin ánimo de lucro, siendo encargado de las nuevas obras el arquitecto Enrique Rumeu de Armas, e inauguradas el 28 de noviembre de 1956 en el número 53 de la carretera general Santa Cruz-La Laguna sobre una parcela de 15.177 metros cuadrados.

Con la erradicación de la polio en España, el hospital inició nuevos proyectos de asistencia sanitaria, siendo clasificado por su función asistencial como médico-quirúrgico, y homologado como Hospital General Básico en el grupo IV, nivel I A, por el Ministerio de Sanidad y Seguridad Social con fecha 9 de junio de 1981. Con la llegada al Gobierno del PSOE en 1982, es ministro de Sanidad Ernest Lluch, procediéndose a revisar los conciertos con los centros privados concertados, incluyendo la Orden de San Juan de Dios, con lo que, siendo entonces un servidor director provincial del Instituto Nacional de la Salud, mantuve conversaciones con la dirección del hospital para trasladarles los nuevos requerimientos del Ministerio sobre conciertos, lo que generó no poca tensión en los familiares de los enfermos ingresados desde hacía mucho tiempo como crónicos, tanto que en una ocasión, a fin de presionar para mantenerlos hospitalizados, se movilizaron cortando el tráfico por la carretera frente al Hospital, lo que nos ocasionó un buen dolor de cabeza.

Afortunadamente, las posturas se aproximaron, y las instalaciones se fueron renovando para adaptarlas a las nuevas necesidades, llegando la autorización definitiva para el funcionamiento del centro por resolución de 21 de octubre de 1993, otorgada por el Gobierno de Canarias, clasificándolo en el Grupo I nivel II como Hospital General Básico, lo que se renovó el 7 de diciembre de 2005, construyéndose nuevos quirófanos y reformándose la planta de hospitalización quirúrgica, en 2012 las consultas externas, y la antigua residencia de los hermanos de la Orden se transformó en ala de hospitalización, en 2013 se renovó el Servicio de Rehabilitación y se construyeron las nuevas Urgencias, en 2017 se reformó otra planta de hospitalización, y en 2018 se homologa por el Servicio Canario de Salud como de hospitalización de media estancia, contando hoy con 152 camas y 349 trabajadores.

Merecidamente, tras prestar servicios sanitarios desde hace 70 años, el pasado 29 de mayo recibió en el Cabildo la Medalla de Oro de Tenerife, teniendo la satisfacción de haber participado por el Grupo PSOE en la comisión que otorgó tal distinción a una institución que, tras muchas vicisitudes, sufrimientos y alegrías, hoy es un centro hospitalario y sociosanitario muy querido por la población canaria. Enhorabuena a los Hermanos de San Juan de Dios, a los trabajadores y enfermos, y a su prior, Miguel Martín Calderón.

*Doctor en Medicina y Cirugía

jvicentegbethencourt@yahoo.es

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook