06 de mayo de 2019
06.05.2019
LA CHINCHETA

La islita

06.05.2019 | 06:42
La islita

No suelo escribir de fútbol. Jugué tantos años y siento tanto, que siempre temo ser subjetivo en mi opinión. Pero esta vez toca. El partido del sábado entre Tenerife y Las Palmas fue de pánico. Vi a gente llorar al acabar el partido. Es una tontería, pero el fútbol sigue despertando sensaciones impensables. Ganó el Tenerife cuando todo estaba perdido.

Siempre me preguntan lo mismo aquí y allá: ¿Del Real Madrid o del Barcelona? Mi respuesta siempre es la misma: "soy del Tenerife" y luego explicas lo que es un equipo de una isla pequeñita, pero tan grande, que es algo más que un equipo. Es un sentimiento. El sábado no fue ganar, fue atrapar al sentimiento y convertirlo en ilusión. Seguro que el bueno de Rommel Fernández, allá donde esté, miró a su islita y sonrió pensando que hubiera dado lo que fuera por jugar el derbi.

El equipo, en 20 minutos, cambió decepción por ilusión a base de sentimiento y de 18.000 aficionados que jamas dejaron de creer. Quedan 5 partidos terribles y no estamos salvados, pero lo vamos a dar todo. Muy mala temporada, pero ahora no toca buscar culpables. Toca escapar del infierno de Segunda B. Somos pequeñitos, un equipo de una islita perdida al lado de África, pero a la vez tan grandes de corazón y empuje que muchos equipos quisieran sentir como sentimos. Pero es que somos de aquí. Sin miedo. Nadie nos va a parar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook