22 de mayo de 2019
22.05.2019

Una región ligada al campo por siglos de historia

La agricultura canaria sólo cubre la décima parte de las necesidades alimenticias de la región. Los cultivos tradicionales de secano en el Archipiélago se han convertido, en la práctica, en una agricultura a tiempo parcial

22.05.2019 | 05:00
Recogiendo verduras en un huerto urbano en Canarias

En Canarias, a pesar de que hasta hace unas décadas era una sociedad fundamentalmente agraria, en la actualidad el peso de la agricultura es escaso aunque algunos de sus productos son muy afamados. La agricultura canaria sólo cubre la décima parte de las necesidades alimenticias de la región. Los cultivos tradicionales de secano se han convertido, en la práctica, en una agricultura a tiempo parcial, para agricultores que tienen ingresos en otros sectores. El secano prácticamente ha desaparecido a favor del regadío, (u otros usos del suelo). Esto permite el auto consumo y un pequeño abastecimiento interior, pero no alcanza para las necesidades de la región.

El cereal prácticamente ha desaparecido. En su suelo ahora se cultiva aceitunas , la papa y frutas y hortalizas. Estos cultivos se localizan en las zonas medias y altas de Tenerife, Gran Canaria y La Palma, y casi todas las tierras de cultivo del resto de las islas.

Una característica del área de cultivo canario es un recurso al abancalamiento de las vertientes, ya que estamos en una región muy montañosa. Las vertientes de barlovento, entre los 500 y los 1.000 metros, encontramos los cultivos más necesitados de humedad, gracias al mar de nubes. A sotavento están los cultivos con menos necesidades de agua.

Tradicionalmente había un olicultivo de secano que atendía a las necesidades locales: papas, cereales, vid, frutas, legumbres, verduras, etc. Este cultivo era posible gracias a toda una serie de métodos agrícolas típicos de las islas que permitían la recuperación del agua de lluvia. Pero hoy en día los cultivos rentables están dirigidos al mercado y ninguno de esos productos son significativos.

El plátano es el producto estrella de la agricultura canaria, tanto por su calidad como por su difusión. El regadío ha permitido disminuir la superficie de cultivo manteniendo, e incluso aumentando, la producción; pero en la actualidad este es el principal factor limitante para la expansión del plátano, ya que los recursos acuíferos son limitados. Se cultiva en explotaciones de tamaño medio y grande. En algunas comarcas adopta el carácter de monocultivo. Tenerife es la principal isla productora de plátanos. Es fundamental para la economía de La Palma y también tiene un peso importante en Gran Canaria, así como en La Gomera. En Tenerife (el valle de La Orotava) y Gran Canaria las plataneras entran en competencia con el turismo, por lo que se ha reducido la producción. El mercado exclusivo del plátano de canarias es España.

El segundo cultivo en importancia es el tomate. Casi toda la producción se exporta, principalmente a Gran Bretaña y Holanda, por lo que deja muchas divisas. Afronta serios retos como son la competencia con otras regiones productoras y las importaciones marroquíes, así como contra el sector turístico en las principales áreas productoras. La principal isla productora es Gran Canaria, especialmente los municipios del sur de la isla, Tenerife es la otra gran isla productora de tomate, también en el sur de la isla. Fuera de estas islas sólo Fuerteventura tiene una producción significativa.

El pepino es el tercer producto agrícola canario. Se cultiva en invernadero y está asociado a otros productos hortícolas, como el pimiento. De todas formas su producción está muy lejos del plátano y el tomate. No llega a exportarse. En la península hay otras regiones productoras mucho más importantes.

También, el calor de los invernaderos ha surgido una importante producción de flor. Al poder producir en todo el año esta flor es un importante producto de exportación. Es, con diferencia, el cultivo que más beneficios deja al empresario, por lo que permite la existencia de explotaciones muy pequeñas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook