eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

'The crowded room': Tom Holland se sumerge en el laberinto de la salud mental

Cabía esperar algo más serio con una serie definida visualmente por Kornél Mundruczó, el director de 'White god' y 'Jupiter's moon'

Tom Holland (Danny Sullivan) en 'The crowded room'. APPLE TV+

The crowded room ★★

Creador:  Akiva Goldsman

Dirección:  Kornél Mundruczó, Brady Corbet

Reparto:  Tom Holland, Amanda Seyfried, Emmy Rossum, Sasha Lane

País:  Estados Unidos

Duración:  57 min. (10 episodios) 

Año:  2023

Género: Drama / 'Thriller' psicológico 

Estreno: 9 de junio de 2023 (Apple TV+)

A los encargados de escribir sobre 'The crowded room' se nos pide amablemente, desde Apple, no tocar ningún punto clave de la trama y el concepto de la serie, todo por ayudar al espectador a acercarse a ella con ojos frescos. Petición comprensible, pero a la vez, algo curiosa, si tenemos en cuenta que los propios títulos de crédito dan todas esas claves al señalar el libro de no ficción del que se ha partido: 'The minds of Billy Milligan', del psicólogo Daniel Keyes, retrato de un violador que sembró el terror en la zona del campus de Ohio a finales de los años setenta. ¿De qué les suena el nombre de Milligan? Así es, de una docuserie que lleva en el catálogo de Netflix desde hace dos años. 

Por su historia se habían interesado antes, desde principios de los noventa, cineastas como James CameronJoel SchumacherDavid Fincher o Todd Field. Hace menos de una década se daba por hecho que Leonardo DiCaprio protagonizaría y produciría el necesariamente turbulento biopic, pero finalmente ha sido Tom Holland quien ha ejercido esas funciones, en su caso al frente de una miniserie inspirada menos que basada en Milligan. 

Tras la infravalorada 'Cherry', el último Spidey de imagen real vuelve a afearse y desligarse de su imagen de galán adolescente para interpretar a Danny Sullivan, trasunto menos siniestro del tristemente famoso criminal. Le conocemos mientras acompaña, un poco a regañadientes, a Ariana (Sasha Lane) en su intento de impartir justicia por cuenta propia en el Rockefeller Center de Manhattan en 1979. Danny acaba siendo arrestado y teniendo que hacer frente a la interrogadora Rya Goodwin (Amanda Seyfried), lo que deriva en el largo, casi demasiado largo relato de una vida marcada por el trauma psicológico. 

Danny no era popular en el colegio, aunque en principio tenía sus amigos, el expansivo Jonny (Levon Hawke) y el atlético pero majo Mike (Sam Vartholomeos), con los que cometió el error de trapichear con marihuana. Los problemas le persiguen en clase, en la calle y en casa, donde le espera una madre amorosa, Candy (Emmy Rossum), pero también un padrastro huraño, Marlin (Will Chase). Su escapatoria acaba siendo la bella Annabelle Stone (Emma Laird). Y su refugio, la pensión abierta por el israelí Yitzhak (Lior Raz, de 'Fauda') en una casa fantasma más o menos enfrente de su antiguo hogar.

Si se desconoce lo que hay detrás, la verdadera y frágil naturaleza de todo, este relato de cómo acabó Danny metido en un tiroteo carece de verdadero interés. El único suspense posible radica en saber cómo y cuándo se empezarán a dejar a la vista los mimbres de la alambicada narración del protagonista. Respuesta (sin 'spoilers'): no demasiado bien, demasiado tarde.

El creador de 'The crowded room' es el guionista Akiva Goldsman, un veterano capaz de lo mejor (más de una docena de episodios de 'Fringe') y lo peor ('Cuento de invierno', su primera película como director, delirio cursi de otro mundo). En un punto intermedio estaría 'Una mente maravillosa', algo sobrevalorada pero con una lógica narrativa y visual que igual debemos agradecer al director Ron Howard. 'The crowded room' carece de esa coherencia en su visualización de la condición que atenaza a Danny Sullivan: en ocasiones, todo encaja, y en otras, nada parece importar. Una cosa es la ambigüedad y otra la confusión

Cabía esperar algo más serio con una serie definida visualmente por Kornél Mundruczó, el director de 'White god' y 'Jupiter's moon', cuidadas alegorías fantásticas sobre el racismo y la inmigración en la Europa de nuestros días. O algo más resonante a nivel emocional: Danny Sullivan es solo el último en la colección de parias sociales retratados por Mundruczó, después del perro mestizo de la citada 'White god' o el trasunto de Frankenstein de 'Semilla de maldad'.

Compartir el artículo

stats