Estrategia a la vista y descubierta. Omar Sánchez y Raquel Lozano han sido pillados. Sánchez y Lozano fueron una de las parejas más sorprendentes formadas en el universo Mediaset. El ex de Anabel Pantoja y la exconcursante de realities sorprendieron a más de uno con este supuesto nuevo idilio que acaparó minutos de televisión y alguna que otra página en las revistas del corazón, pero del cual, ahora, se duda.

Primero, por la incorporación del surfista a Pesadilla en El Paraíso, a donde dijo que entraba soltero, y, segundo, por un análisis que ha hecho Ya es verano, donde apuntan directamente a un "montaje" para ganar notoriedad y dinero a través de los platós.

Según este formato, que habló con el entorno de él, la pareja llegó a un pacto antes de que comenzara el reality: "Me aseguran que su ruptura estaba ya hablada. El día que discuten ellos saben que su relación no tiene futuro. De hecho, hacen un viaje después ya en calidad de amigos. Raquel nos estaría mintiendo en los platós", dice una fuente consultada por el programa.

"Ellos terminan bien. Vieron que la cosa no cuajaba, pero, al final, son dos personajes públicos que al final viven de esto. Él quería ser un personaje fuera de la relación de Anabel y ella, después de tanto tiempo, quería volver a la tele", indica.

"Podrían estar intentando tomarnos el pelo. Todo está pactado. Él entra al reality y ella entonces tenía que seguir con el juego para hacer el show y que él tenga más publicidad para estar en el reality, para que se hable de él", asegura la misma persona.