Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Pepe Rodríguez: "Verónica Forqué fue feliz en 'Masterchef'"

"Yo era timidísimo. La cocina me ayudó un poco a socializar", resalta el jurado del concurso, que estrena su décima temporada en TVE-1

Pepe Rodríguez.

Pepe Rodríguez (Illescas, Toledo, 1968) no puede evitar sonreír cada vez que ve las imágenes de su primera vez en 'Masterchef', el 'talent show' gastronómico que este lunes 18 de abril estrena en TVE-1 (22.10 horas) su décima temporada. El jurado más socarrón del concurso lleva nueve años inmerso en el torbellino televisivo, donde nunca ha faltado en las ediciones de los anónimos, las 'celebrities', los niños y los abuelos, y le cuesta incluso imaginar cómo era su vida antes de que los platós se convirtieran en su día a día, siempre en constante equilibrio con su restaurante, El Bohío (una estrella Michelin), y su familia, como padre de tres hijos.

En el programa estrella de la cadena pública le hemos visto emocionarse, enfadarse, soltar gritos, partirse de risa, disfrazarse y saborear un éxito mediático que, asegura, nunca estuvo entre sus planes. "Yo era un tío feliz, de pueblo, con una vida plena", recalca a EL PERIÓDICO, diario perteneciente al mismo grupo eitorial que este medio, también en el terreno profesional. "Para ser buen cocinero no hace falta salir en la tele, pero es que tampoco todos los cocineros sirven para la tele. Cuando se enciende el pilotito rojo hay que hablar, tienes que ser tú mismo, y no todo el mundo vale para eso porque no nos desenvolvemos igual", considera el chef que se atrevió a dejar sin mesa al mismísimo rey emérito.

Fue en el día grande de las fiestas de su pueblo, Illescas, y al principio pensó que le estaban gastando una broma. "El camarero me trajo el teléfono y me dijo que me llamaba el rey Juan Carlos. Yo pensé que era Carlos Latre, que es un cachondo, o cualquier otro humorista", confiesa. "Me pedía mesa para ese día para venir a El Bohío con el embajador de EEUU, pero yo le dije que lo sentía, que estábamos desbordados, que si quería le invitaba a mi casa particular. Y cuando le colgué, a los cinco minutos, me llama Rafael Ansón, entonces presidente de la Academia Española de Gastronomía, para preguntarme que cómo era que no podía hacer nada. ¡Pero es que el restaurante estaba hasta arriba y no iba a quitar una mesa para meterle a él!", se justifica.

"Niño timidísimo"

La vida de este ferviente madridista siempre ha estado ligada a los fogones, porque se crió entre las ollas del mesón de sus padres. "Hacía los deberes en el mostrador o en la cocina", recuerda sobre su infancia de "niño timidísimo". ¡Quién lo diría, viéndole hoy! "Nunca hubiera concursado en 'Masterchef junior', me escondía debajo de la mesa cuando venía gente a casa. Yo creo que la cocina me ayudó un poco a socializar", afirma.

De ahí pasó a ejercer de camarero en el negocio familiar y acabó en la cocina "por obligación". "Porque un día cocinaba mi hermano, otro yo, y al final le dije que mejor no cambiar más y que me quedaba yo en los fogones", rememora. Pura practicidad. No cree que ninguno de sus tres retoños continúe con la saga... aunque nunca se sabe. "Yo es que de pequeño vivía en el restaurante, y es muy difícil desprenderse de eso. Mis hijos, en cambio, oyen las cosas que ocurren en el restaurante desde casa, así que no es el mismo vínculo".

Clases de yoga

Tras la polémica por el suicidio de Verónica Forqué, su protegida en 'Masterchef celebrity 9', muchos ojos se volvieron hacia Rodríguez, el juez por el que la actriz siempre había sentido predilección. De hecho, sus clases compartidas de yoga dieron algunos de los mejores momentos al 'show'.

Él no entiende las airadas críticas que hubo contra el concurso, aunque no quiere entrar a valorar si fueron injustas. "La gente ve que murió muy cerquita de cuando terminó el programa y piensa que fue por todo lo que se ha dicho sobre ella, pero es que Verónica tenía un problemón en la cabeza desde hace años. Era la bondad personificada, yo no tenía ni idea de que había tenido todas esas depresiones", subraya.

"Si no has tenido nunca nada así en tu casa no sabes de lo que estás hablando, y es tan fácil y gratuito soltar una perlita en las redes sociales... Verónica fue feliz en 'Masterchef' con nosotros, y con eso me quedo", concluye.

Compartir el artículo

stats