Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Camarón que se duerme...

El Gobierno de Canarias impulsó en su día el ‘Proyecto Marprof’... al que se llevó la corriente

Además de exquisito, el consumo del camarón es muy saludable. El Día

Si bien su consumo es posible a lo largo de todo el año, con la llegada del verano cobra una especial relevancia, acaso por su asociación con la temporada de ocio: cholas, bañador y una buena cerveza fría. Ramón Neira, cocinero del Bahía –frente al Club Militar de Paso Alto– afirma que su receta no tiene secreto: basta con agua, sal y a hervir, un par de minutos, sacarlos rápidamente, taparlos con un paño húmedo y a enfriar.

¿Quién no ha oído alguna vez aquello de camarón que se duerme se lo lleva la corriente? Esta expresión popular se refiere originalmente a las consecuencias negativas que arrastra la pereza, aunque se usa también en otros contextos. Camarón es el aumentativo de cámaro, voz que proviene del latín cammărus, procedente del griego ς (kammaros), langosta, y por extensión, los camaroneros son las barcos dedicados a la pesca de este pequeño crustáceo, una práctica artesanal extendida por todo el mundo que ha convertido a este marisco en el más comercializado.

Si bien su consumo es posible a lo largo de todo el año con la llegada del verano cobra una especial relevancia, acaso por su asociación con la temporada de ocio: cholas, bañador y cerveza fría.

Su elaboración es simple. Ramón Neira, cocinero del Bahía (frente al Club Militar Paso Alto, en la capital tinerfeña) los suele traer o bien de la Recova o directamente desde las nasas de un pescador de Candelaria. Su receta no tiene secreto alguno. Agua, sal y a hervir, un par de minutos, sacarlos rápidamente, taparlos con un paño húmedo y a enfriar. «Para mí, lo básico es que estén frescos y de la mar al fuego sin pausa». Hay quien añade una hoja de laurel o los sumerge en hielo tras cocinarlos, un cambio brusco de temperatura que resulta esencial para que queden en perfectas condiciones y con una textura ideal.

Carne blanca, jugosa, de regusto escaso… y de excelente calidad, ideal cocido, en ensalada, con espaguetis, a la plancha, ceviche, carpaccio, frito, en tortilla, etc.

decoration

El camarón presenta una carne blanca, brillante, firme, jugosa, sin asperezas, dulce, de regusto escaso… y de excelente calidad, ideal para consumirlo cocido, en ensalada, con espaguetis, a la plancha, en ceviche, en carpaccio, frito, en tortilla, en pinchitos, con frutas, al ajillo, etc. Pero además de su sabor exquisito, este crustáceo presenta unos niveles bajos en grasas, rico en proteínas y contiene muchos nutrientes beneficiosos para la salud, como ácidos grasos omega-3, selenio, vitamina B12, hierro, zinc y yodo.

El Gobierno de Canarias impulsó en su día el Proyecto Marprof, que tenía como finalidad establecer unas bases científicas y tecnológicas para el aprovechamiento sostenible de nuevos recursos marisqueros y pesqueros, así como también su valorización gastronómica, como era el caso del camarón soldado, de nombre científico (Plesionika edwardsii) y también de su hermano, el camarón cabezudo (Heterocarpus ensifer).

La investigación desarrollada por un equipo liderado por el biólogo José Antonio González, entre otras conclusiones, destacó cómo una pequeña flota artesanal dedicada a la extracción sostenible de estos crustáceos (a los que se añadía también el cangrejo rey) y otras especies como el pejesable negro podría alcanzar un aprovechamiento óptimo que además se traduciría en un rendimiento notable de estas pesquerías.

Un convenio de colaboración con Hoteles y Escuelas de Canarias (Hecansa) estableció la publicación de un recetario que recogió hasta 36 posibilidades culinarias de estos productos, en un intento de promocionar su consumo en restauración. Al final... se lo llevó la corriente, como al camarón.

Compartir el artículo

stats