Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nacho Manzano, Premio Nacional de Gastronomía: “Llega en buen momento, de madurez profesional”

“Lo tiene todo: una calidad gastronómica brutal, visión internacional, dotes empresariales y trayectoria impecable”, destaca Ferran Adrià

Nacho Manzano, en el centro, brindando con Javier e Isaac Loya ayer por la tarde en el restaurante Mestura, en Oviedo. | Fernando Rodríguez

Hace alta cocina en un lugar alejado, su pueblo natal, La Salgar (Parres), que bien podría valer de ejemplo para los muchos reportajes que se hacen de la tan de moda en los últimos tiempos España vacía.

Pero no. Desde hace unos cuantos años, este recóndito y pequeño núcleo asturiano rodeado de montañas, con un puñado de casas de aldea, vacas y prados de color verde a rabiar es protagonista de reportajes por un motivo muy diferente: el nivel culinario de Casa Marcial, restaurante al que peregrinan gourmets, periodistas y críticos gastronómicos de todas las partes del mundo y el público amante de la buena cocina en general.

Todo gracias a Nacho Manzano, quien, recién cumplido medio siglo de vida y tres décadas entre fogones, acaba de recibir el Premio Nacional de Gastronomía al Mejor Jefe de Cocina 2021 que otorga la Real Academia de Gastronomía (RAG) y que reconoce al profesional del sector más destacado en el último año en España.

“No puedo decir otra cosa que estoy muy contento”, expresó el cocinero al poco de recibir la buena noticia, en la tarde de este miércoles. Tuvo oportunidad de celebrarlo con dos colegas y amigos, los hermanos Loya, Javier e Isaac, con los que había quedado en Oviedo, tal y como explicó a LA NUEVA ESPAÑA.

“La verdad que me lo han dicho y me quedé parado, es impactante viendo los anteriores colegas que ya lo han recibido”. Ferran Adrià, Joan Roca, Santi Santamaría, Pedro Subijana, Juan Mari Arzak o Andoni Luis Aduriz son algunos de los chefs, entre otros muchos, que han logrado el reconocimiento que recae ahora en un asturiano por segunda vez tras Fernando Martín. Precisamente fue uno de ellos, Adrià, como presidente del jurado, el encargado de valorar la distinción: “Nacho Manzano es un cocinero extraordinario que lo tiene todo: una calidad gastronómica brutal, visión internacional, grandes dotes empresariales y una trayectoria impecable”.

Una trayectoria que comienza en La Salgar, donde está su buque insignia, el restaurante Casa Marcial (abierto en 1993), con el que ha logrado dos estrellas Michelin y tres soles Repsol, pero que como a él le gusta decir es también su casa familiar, porque allí se crio, surgió su interés por la cocina, aprendió y triunfó. Porque Manzano lleva muy a gala sus orígenes y haber logrado el éxito desde un rincón tan alejado. “Es un honor recibir el premio, que me presta también por mi familia, por mi equipo. Llega en un buen momento de mi vida, de madurez profesional, cuando ves que después de tanto sacrificio, trabajo y haber acumulado conocimientos, esto te ha servido para algo”.

De su cocina, destaca la crítica especializada su capacidad y buen hacer para modernizar la tradición gastronómica asturiana, “encontrando un lenguaje culinario propio que ahonda en su legado gastronómico, en el producto local y en el paisaje a través de técnicas impecables”. Manzano ha tocado todos los palos, como la investigación gastronómica, y no ha dejado de lado platos tan autóctonos como el arroz con pitu de caleya, que no falla en sus cartas, constantemente sujetas al producto de cercanía y de temporada.

Su familia siempre está presente. Sus padres como ejemplo; su mujer, Dulce Martínez, como colega de profesión con restaurante propio, y sus hermanas como socias: con Esther, Sandra y Olga comparte protagonismo tanto en Casa Marcial como en La Salgar (Gijón) –en el que su hermana Esther luce una estrella Michelin–, además de en Gloria, Catering Manzano y Narbasu. Es además socio y director gastronómico de Ibérica Restaurants en Reino Unido, con cinco establecimientos en Londres.

El flamante Premio Nacional de Gastronomía, que recogerá el garlardón el próximo día 22, refrenda una trayectoria profesional plagada de éxitos, pero también de esfuerzo y mucho trabajo. “Es un espaldarazo para cerrar un año que no ha sido fácil para el sector”, remata Manzano.

Compartir el artículo

stats