En el último tramo de su vida, el inventor Nikola Tesla vive casi olvidado en una habitación de hotel en Nueva York. Acosado por las deudas, plagiado y enfermo, hace un último intento por pasar a la historia. Un intento que se verá continuamente obstaculizado por una indeseada visita: la de su rival Thomas Edison.

Nikola Tesla fue el último gran inventor romántico que aguantó el embate del pragmatismo de la ciencia orientada al negocio, tal y como la encarnó Thomas Edison, y suyas son la tecnologías que hoy forman parte inseparable de nuestra sociedad: la corriente alterna, la transmisión de energía-ondas sin cable, de los sistemas VSTOL de despegue vertical de los aviones e, incluso de la radio.