Tenerife Norte
LA VICTORIA DE ACENTEJO

El Pleno muestra su rechazo unánime a la depuradora

CC, PSOE, PP y el no adscrito Fermín Correa consensuaron ayer la oposición municipal a la EDAR comarcal en Barranco Hondo.
R. Sánchez, La Victoria de Acentejo
18/ene/19 6:24 AM
Edición impresa
El Pleno muestra su rechazo unánime a la depuradora

R. Sánchez, La Victoria de Acentejo

El Pleno del Ayuntamiento de La Victoria de Acentejo mostró ayer su rechazo unánime a la ubicación de la depuradora comarcal en el término municipal, tal y como se prevé en el Plan Hidrológico de Tenerife. CC, PP, PSOE y el edil no adscrito Fermín Correa consensuaron, en un salón de plenos abarrotado, las medidas de oposición municipal a que La Victoria albergue la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) de toda la comarca.

Pese al cruce de acusaciones entre PSOE y CC, que se culpan mutuamente de que la depuradora se quiera construir en La Victoria, socialistas y nacionalistas fueron capaces de llegar a un consenso final con una moción que incluyó aportaciones de todos los portavoces municipales.

La propuesta final, enmendada in voce durante la sesión, plantea que se solicite al Gobierno de Canarias y al Consejo Insular de Aguas de Tenerife la retirada de la propuesta del Plan Hidrológico Insular de que la depuradora comarcal se construya en La Victoria, y que busquen otras alternativas de ubicación (se insistió en el municipio de Santa Úrsula) así como otros posibles sistemas de depuración; que se continúe con la vía, iniciada por el gobierno local (CC-PP), de plantear, con informes técnicos y jurídicos, algún recurso para tratar de paralizar y modificar el citado documento, y poner en marcha una campaña de recogida de firmas contra la depuradora y otras movilizaciones.

El edil no adscrito Fermín Correa planteó, con el apoyo del resto de la corporación, solicitar la intervención del Diputado del Común; recoger firmas "en los centros municipales, como se está haciendo para defender la silla victoriera"; colocar pancartas e iniciar una campaña publicitaria, con fondos municipales, para divulgar el rechazo del pueblo a la EDAR, y cambiar los crespones negros que se han empezado a colocar por "banderas marrones, que es el color de la mierda que nos quieren traer aquí".

LA VICTORIA DE ACENTEJO