La cumbre hispano-francesa que presidirán el próximo 19 de enero el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, y el presidente galo, Emmanuel Macron, se celebrará en Barcelona, por lo que Cataluña albergará por segunda vez esta reunión de alto nivel entre los dos países desde que comenzaron a celebrarse en 1987.

Sánchez anunció el pasado 9 de diciembre, coincidiendo con la cumbre euromediterránea de Alicante en la que participó junto a Macron y los representantes de otros siete países, que la próxima cita hispano-francesa, la número 27, sería el 19 de enero en España.

Francia y España organizan de forma alternativa estas cumbres desde su inicio, y en esta ocasión le correspondía al Gobierno español designar la sede ya que la última se celebró en la localidad francesa de Montauban en marzo de 2021.

Sánchez ha elegido para esta reunión Barcelona, donde tanto él como el presidente francés estarán acompañados por varios de sus ministros.

Aún no hay confirmación oficial de si habrá un saludo a ambas delegaciones por parte del presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, algo que es habitual en este tipo de cumbres.

Así, en la última celebrada en España, la que tuvo lugar en Málaga en 2017, el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, y la entonces presidenta de Andalucía, Susana Díaz, dieron la bienvenida a quienes encabezaron aquella reunión: Mariano Rajoy y François Hollande.

Otro precedente es la única ocasión en la que se ha celebrado esta cumbre bilateral en Cataluña, cuando Girona la acogió en noviembre de 2006 presidida por José Luis Rodríguez Zapatero y Jacques Chirac.

Ambos, junto a sus respectivas delegaciones, fueron recibidos por la alcaldesa de la ciudad en ese momento, Anna Pagans, y participaron en un foro de diálogo civil en el que intervino también Pasqual Maragall, entonces presidente de la Generalitat.

Tratado de Amistad

En la cumbre de Barcelona está previsto que España y Francia firmen el primer Tratado de Amistad y Cooperación entre ambos países.

Además de las cuestiones bilaterales, Sánchez y Macron abordarán diversos asuntos de la agenda europea, y el jefe del Gobierno tendrá ocasión de exponer las prioridades de la presidencia de la UE que España desempeñará en el segundo semestre de 2023.

Ambos líderes hablarán también del denominado H2MED, el proyecto de interconexión energética verde que mediante un corredor submarino enlazará la ciudad sede de esta cumbre, Barcelona, con Marsella.

Los dos países, junto a Portugal, presentaron este mes el proyecto correspondiente a la Comisión Europea con la aspiración de conseguir una financiación del 50% por parte de la UE de los más de 2.500 millones de euros presupuestados.

El objetivo es que este corredor pueda transportar el 10% del hidrógeno verde consumido en Europa en 2030.

La cumbre de Barcelona será la primera de carácter bilateral con la normalidad restablecida plenamente tras la pandemia de coronavirus, ya que en la última, la de Montauban en 2021, sólo estuvieron presentes físicamente Sánchez y Macron mientras que una treintena de ministros de los dos países participaron de forma telemática.

En esa cumbre, entre otras decisiones, se avanzó en la puesta en marcha de una comisión bilateral para conmemorar en 2023 el 50 aniversario del fallecimiento del pintor español Pablo Picasso.