La Guardia Civil de Ceuta ha rescatado a primeras horas de la mañana de este martes el cadáver de un inmigrante que intentó entrar a nado en la ciudad autónoma la pasada madrugada.

Según ha informado a EFE un portavoz del instituto armado, la víctima era un hombre de 48 años y natural de Yemen.

El inmigrante, que llevaba un traje de neopreno para protegerse de la baja temperatura del mar, intentó entrar a nado bordeando el espigón fronterizo de Benzú pero falleció por asfixia por inmersión.

El cadáver, que llevaba documentación, fue localizado a las 9:30 horas en una zona de rocas próxima al espigón que separa la frontera norte de Benzú de Marruecos.

El cadáver ha sido trasladado al tanatorio municipal para la práctica de la autopsia, tras lo cual se iniciará unas labores para intentar localizar a sus familiares.

Además, tres inmigrantes subsaharianos han conseguido de madrugada saltar el doble vallado fronterizo que separa Ceuta de Marruecos y han sido posteriormente localizados en una carretera próxima a la frontera.

Según ha informado a EFE un portavoz del instituto armado, el hallazgo se ha producido a primeras horas de esta mañana, justo en el instante en el que los agentes realizaban una patrulla rutinaria por las inmediaciones de la zona de Benítez.

Los inmigrantes aprovecharon las adversas condiciones meteorológicas para sortear el vallado y entrar en Ceuta, ya que el mal tiempo ha provocado que saltaran constantemente las alarmas en los 8,2 kilómetros de perímetro fronterizo que separan la ciudad de Marruecos.

Los tres inmigrantes fueron localizados en una carretera, siendo trasladados al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) al estar en buen estado de salud.