Suscríbete eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La oposición

Feijóo ve a Sánchez "más débil que nunca" por haber abandonado el centro

El líder del PP cree que la alianza con ERC y Bildu hundirá al PSOE en autonomías claves en las elecciones de mayo y facilitará su llegada a la Moncloa | Génova asegura que el Ejecutivo "nunca había tenido tantos frentes abiertos" a los que teme que sumará pronto los problemas por las hipotecas

El líder del PP, Alberto Núñez Feijóo.

"El Gobierno se ha sostenido durante tres años en eso que nosotros denominamos bloque de izquierda plurinacional fundamentalmente. ERC, nosotros, Podemos y el PSOE. Y con el concurso del PNV, a veces del BNG... [...] Nosotros ponemos siempre encima de la mesa esta paradoja: no hay Gobierno de progreso en el Estado español si los que nos queremos marchar del Estado español, y además somos de izquierdas, no sostenemos esa oportunidad". Son unas declaraciones que el coordinador de EH Bildu, Arnaldo Otegi, hizo a la agencia Europa Press el jueves por la mañana, pocas horas antes de que Pedro Sánchez lograra apoyos suficientes en el Congreso para sacar adelante sus terceros Presupuestos Generales consecutivos y también empezar el trámite para derogar el delito de sedición.

Estas palabras son para el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, la muestra de que Sánchez tiene poco que celebrar por haber encarrilado su último año de legislatura. "Lo logra entregando todo lo que sus socios le piden. No tiene mérito", afirman fuentes de la dirección de los populares. En el equipo del líder conservador consideran que el jefe del Ejecutivo, pese a sus triunfos obvios en la Cámara baja gracias al apoyo de sus socios, está "más débil que nunca" porque "nunca había tenido tantos frentes abiertos". Se refieren esas fuentes a los problemas generados por la nueva ley del 'sí es sí', que ha permitido la rebaja de penas a algunos agresores sexuales; la negociación con EH Bildu para que se complete la transferencia de Tráfico al Gobierno de Navarra; la derogación del delito de sedición y la posible reforma también del de malversación.

En Génova consideran que la apuesta de Sánchez por reforzar las alianzas con sus socios de Unidas Podemos y los independentistas catalanes y vascos dejan a Feijóo margen para poder crecer por el centro sin apenas nada que hacer. Esta semana, fuentes de la dirección popular aseguraban que disponen de encuestas propias que revelan que el 70% de los votantes del PSOE rechazan la reforma del delito de sedición, por la que se beneficiarán los dirigentes del 'procés'. Ese 70% hace pensar a los populares que tienen posibilidades para quitarles los gobiernos autonómicos de Aragón, Extremadura, Castilla-La Mancha y Comunitat Valenciana en las elecciones autonómicas de mayo. No obstante, admiten que no lo tendrán fácil, porque ya vieron hace un año y medio cómo la concesión de los indultos no tuvo el impacto social que se pensaban. De hecho ahora, el PP ha renunciado a pedir firmas contra la derogación de la sedición o a protestar en la calle como hace Vox (el domingo ha convocado en la plaza de Colón de Madrid). Feijóo ha limitado su reacción a mítines monográficos para explicarlo, como el de este sábado con Isabel Díaz Ayuso en Madrid.

Ayudas a los más vulnerables

La economía, un eje habitual del PP cuando está en la oposición, ha dejado estos días ese espacio al asunto identitario y el 'sí es sí', pero volverá, avisan desde Génova. Pese al acuerdo del Gobierno con la banca para aliviar la carga hipotecaria, los conservadores temen que miles de familias cuyos ingresos están por encima de 29.000 euros entren en impagos por la elevada inflación.

Al PP le habría gustado que, en vez de la creación del nuevo impuesto que afecta a la gran banca, el Ejecutivo hubiera creado un fondo con aportación de esas entidades y el Estado para ayudar a los más vulnerables. "La banca estaba de acuerdo y habríamos asegurado que el dinero va a quien más lo necesita", se lamentan en la sede del partido.

Reforzar el equipo

El PP considera que el "caldo de cultivo" que ha generado Sánchez por sus alianzas con "los radicales" y los problemas que tiene Unidas Podemos con Yolanda Díaz para presentar un proyecto común facilitarán el paso por las urnas en mayo, cuando también se celebrarán elecciones municipales. A Feijóo, no obstante, le falta decidir algunos candidatos claves en ciudades como Barcelona y Zaragoza. Para la primera sigue sonando con fuerza Dolors Montserrat, ahora eurodiputada, y en la segunda el ya alcalde Jorge Azcón podría repetir en esa candidatura o dar el salto a la lista autonómica, para intentar quitarle la presidencia a Javier Lambán (PSOE).

También sobrevuela en las conversaciones de los dirigentes populares estos días la necesidad de que el presidente del PP refuerce su equipo, cara a preparar el ciclo electoral y dar más carga de profundidad a sus discursos. En Génova, no obstante, descartan cualquier movimiento a corto plazo. "Ya se verá en enero, pero ahora no hay nada", apuntan.

Compartir el artículo

stats