La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha cargado contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, por reunirse este viernes en La Moncloa con el jefe del Ejecutivo catalán, Pere Aragonès, para entregarle la "cabeza sangrante" de la exdirectora del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Paz Esteban.

En declaraciones a los medios desde Paracuellos del Jarama donde asiste a un encuentro con alcaldes de Cs, Arrimadas ha señalado que mientras su partido está "preparándose" para las elecciones municipales de 2023 hoy Sánchez "rinde pleitesía y abre las puertas de Moncloa a Pere Aragonès como si fuera un jefe de Estado cuando es el portavoz de los golpistas".

La dirigente de la formación 'naranja' ha asegurado que Sánchez "no pierde una oportunidad para humillar a los españoles ante sus socios". Además, le ha sugerido que hoy debería estar reuniéndose con las familias a las que el separatismo "humilla", con los que "simplemente" quieren educar en castellano a sus hijos o con las familias que no llegan a fin de mes.

"En vez de esto, le va a poner la alfombra roja en Moncloa", ha asegurado, a la par que ha tachado de "desgracia" tener a un líder en el Ejecutivo que se "dedica a defender el separatismo".

Además, ha aseverado que el Gobierno está maniobrando para traer a "más fugados" que están en otros países por el 'procès' para "volver a hacer lo que han hecho con los que estaban aquí, que es indultarles como si fueran líderes casi religiosos y entregarles las llaves de Moncloa".

Ante esto, Arrimadas ha posicionado a Cs como "la alternativa", a la par que ha destacado la apuesta en esta refundación del partido por el municipalismo.

"Ciudadanos tiene que ser ese partido que sigue desde los ayuntamientos dando soluciones realistas, sensatas y siendo el partido útil que llega a acuerdos, que centra propuestas, que cuando gobierna gestiona muy bien y cuando está en la oposición demuestra una responsabilidad que no se ha visto en ningún otro partido en los últimos 40 años", ha zanjado.