Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

El juez García-Castellón, técnicamente en condiciones de reabrir Kitchen con las nuevas pruebas

Tras sobreseer provisionalmente la causa para María Dolores de Cospedal e Ignacio López del Hierro y obtener el respaldo de la Sala de Penal de la Audiencia Nacional, los audios filtrados ahora prueban que el carpetazo fue precipitado, según había advertido en su recurso la Fiscalía Anticorrupción

María Dolores de Cospedal. EFE

"Es Villarejo, ¡estúpido!". Este breve recordatorio y los indicios ya existentes en el caso Kitchen debían llamar a la cautela al juez Manuel García-Castellón. Pero no. En una operación aquí te pillo, aquí te mato, dictó el 29 de julio de 2021 el auto de cierre de la investigación.

Ya sabemos: es una fecha ideal cuando uno ya ha tomado la decisión de dar carpetazo a un procedimiento que te taladra la cabeza con preocupaciones a lo largo de cinco años por culpa del 'caso Tándem', del cual Kitchen es una de las 30 piezas. También debía llamar a la prudencia de la sección tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional. Pero no. La sección tercera desestimó el pasado 20 de abril el recurso de la Fiscalía Anticorrupción, y de todos los 12 recursos, en el que se solicitaba prorrogar la investigación para profundizar en los indicios que afectaban a la parte "política" del caso: es decir a la entonces secretaria general, María Dolores de Cospedal, y a su esposo, Ignacio López del Hierro.

Pero a García-Castellón le interesaba ante todo anular la imputación de ambos y si ello pasaba por cerrar las diligencias, pues tanto peor para ellas. Los fiscales solo pedían una prórroga de la investigación y se quejaban porque el juez García-Castellón se resistía a cruzar una frontera en sus indagaciones: el PP. "Pero lo que parece es que ese paso no se quiere dar. Hay una rotunda negativa en esa dirección. Como si se hubiera establecido un cordón o inaceptable línea roja que no se pudiera traspasar en la investigación" sostenían su recurso de apelación.

El principal argumento que utilizó la sección tercera de lo Penal para respaldar a García-Castellón, un magistrado al que suele vapulear por su manera de instruir las causas de su juzgado central de instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, fue el siguiente: los indicios contra Cospedal y López del Hierro "no son signo inequívoco de la participación [de ambos] en los hechos investigados". Según los magistrados, las relaciones entre el trío Cospedal-Villarejo-Del Hierro en lo que se refiere al intercambio de datos sobre diferentes temas de corrupción del Partido Popular se remontaban a 2009, cuando estalló el 'caso Gürtel'.

Si las anotaciones y audios incorporados en la causa reflejaban una etapa muy anterior al montaje de la 'operación Kitchen' 2013- 2016, precisamente el interés de Cospedal por la información de Villarejo -la que tenía y la que debía obtener- conduciría a Kitchen. Y esos eran los rastros que a partir de los contactos de 2009 los fiscales querían seguir. Pues es lo que los "nuevos audios" aporta ahora.

Oímos a Cospedal buscando desesperadamente la "libretita" de los sobresueldos del PP y en sus conversaciones con Villarejo le pide que haga todo lo posible para abortar su publicación. operación que después continuará con la conversión de la Policía Nacional en una sucursal del PP orientada a encontrar más papeles comprometedores en poder del extesorero nacional Luis Bárcenas que podrían hacer caer al gobierno de Mariano Rajoy después de su primer año de vida, cuando las autoridades suizas informaron al juez Pablo Ruz, en diciembre de 2012, de que el extesorero llegó a acumular en varios bancos suizos una fortuna de 48,2 millones de euros.

¿Y estas nuevas grabaciones? ¿Dónde estaban? ¿Por qué las partes en la causa no disponían del material? Fuentes fiscales señalan a este periódico que es muy probable que el material pudiera estar en el sumario, pero sin desencriptar. Y que por esta razón nunca se pudo tener en cuenta. Pero, en todo caso, toca al juez García-Castellón iniciar diligencias para aclarar las cosas. Lo primero que ha hecho en ocasiones similares es pedir el material publicado por los medios de comunicación. Y a continuación precisar si en efecto refleja el material incautado en su día a Villarejo en su domicilio.

García-Castellón, por tanto, está en condiciones de ordenar de oficio la reapertura de las diligencias de investigación del 'caso Kitchen', habida cuenta de que los sobreseimientos de María Dolores de Cospedal y de Ignacio López del Hierro son provisionales, precisamente porque ello permite adoptar la decisión de reabrir la causa si ello fuese necesario. Si este curso no se produce, las acusaciones y defensas podría, después de pasar por el juez, solicitar a la sección tercera de lo Penal su intervención para lograr la reapertura después de pasar por el juez.

¿Quién puede estar filtrando los audios? Los caminos de Villarejo son inescrutables. Pero hay que tener en cuenta que su mentalidad trabaja con las fechas simbólicas. Y una de ellas es la proximidad del final del juicio oral de las tres piezas de la causa Tándem -las de 'Pintor', 'Iron' y 'Man'- por las cuales se juega 109 años de prisión y el uso de su última palabra, a la cual el excomisario otorga -como pasa a diario en España- una "importancia histórica".

Más prosaicamente: el tronar del escarmiento.

Compartir el artículo

stats