50%DTO ANUAL BLACK FRIDAY eldia.es

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Congreso del PP

Elías Bendodo: un corredor de fondo fiel entre San Telmo y Génova

Este malagueño con raíces judías es un escudero fiel. Encarna a un Sancho peleón -y a todas luces eficaz- que juega sin problemas a ser el 'poli malo' para que no se erosione ni lo más mínimo la imagen de 'poli bueno y tranquilo' que está reservada para Juanma Moreno

Elías Bendodo, junto a Feijóo y Cuca Gamarra en el XX Congreso Nacional del Partido Popular.

Una imagen lo ha definido casi todo cuando los relojes atravesaban el mediodía en el recién inaugurado congreso del PP. El malagueño Elías Bendodo ocupaba el sillón que tiene el nombre de Juanma Moreno impreso en su reposacabezas. En la silla más inmediata, estaba sentado un Alberto Núñez Feijóo que mantendrá esta rabiosa cercanía con Bendodo en su nueva etapa como presidente nacional del partido. Unos minuto antes, el gallego había abierto la veda para que se anunciara que el portavoz de la Junta de Andalucía y presidente del PP de Málaga será su coordinador general en la dirección de calle Génova. A partir de ahora, entre la casa madrileña del partido de la gaviota y el hispalense Palacio de San Telmo transcurrirá la convulsa rutina del político malagueño, cuya afición al running entronca con un perfil que lo delata como un exitoso corredor de fondo en las bambalinas de la política. 

Desde que ingresó en Nuevas Generaciones y no tardó en unir su camino al de Juanma Moreno, Bendodo jamás ha sido una eterna promesa sino un dirigente precoz en ambas esferas, en la institucional y la orgánica, que nunca ha perdido de vista el motivo indeseado que le llevó a ocupar un sillón de concejal en el Ayuntamiento de Málaga: el cobarde asesinato etarra que se cobró la vida de su compañero José María Martín Carpena.  

El salto de Elías Bendodo al aparato nacional de Calle Génova estuvo presente en las quinielas que se hicieron en todo el país, en cuanto se empezó a especular sobre quiénes serían los compañeros de viaje de Alberto Núñez Feijóo en la nueva dirección nacional. Aunque en un principio sonó para sustituir a Teodoro García Egea como secretario general, a Bendodo se le ha buscado un rol que le permita una compatibilidad sensata en la antesala de las decisivas elecciones andaluzas, que se celebran este mismo año. 

El nuevo eje gallego-andaluz que escenifica el PP con la dupla moderada Feijóo-Moreno se ajusta como anillo al dedo a la versatilidad de Elías Bendodo. Este malagueño con raíces judías es un escudero fiel. Encarna a un Sancho peleón -y a todas luces eficaz- que juega sin problemas a ser el 'poli malo' para que no se erosione ni lo más mínimo la imagen de 'poli bueno y tranquilo' que está reservada para el presidente de la Junta de Andalucía y del PP andaluz. 

Desde que su inseparable Juanma Moreno le encomendó el papel de 'secundario de lujo' en el Gobierno andaluz del cambio, Bendodo ha dado la cara en todos los combates en este ring de más de tres años en el que ha encallado una legislatura lastrada por cierta dependencia del apoyo parlamentario de Vox. Al presidente del PP de Málaga se le debe toda la fontanería y la estrategia de la Junta de Andalucía, desde los golpes de boxeo a la gestión de Pedro Sánchez hasta buena parte de la sintonía imperturbable que se escenifica con los consejeros de Ciudadanos

Además de ser el lugarteniente ideal para que Juanma Moreno se sienta representado sin fisuras en la complicada calle Génova, a Bendodo lo conoce bien Feijóo

decoration

Cada martes, tras la reunión semanal del Consejo de Gobierno, Bendodo se saca de su chistera una nueva idea a la que fiar la amenazada estabilidad del ejecutivo autonómico. Y en ese equilibrismo permanente es dónde entran ocurrencias con su sello como la de aquella pinza imposible 'PSOE-Vox-Podemos' que le afeó a la oposición cuando PP y Ciudadanos se quedaron sin apoyos para alumbrar los presupuestos de 2022.

Además de ser el lugarteniente ideal para que Juanma Moreno se sienta representado sin fisuras en la complicada calle Génova, a Bendodo lo conoce bien Feijóo y ha seguido su trayectoria desde que compaginaba el poder orgánico malagueño con la presidencia de la Diputación Provincial sureña. Se corroboró el pasado 19 de marzo, cuando la reciente gira-odisea del gallego llegó a Torremolinos. En un mitin multitudinario que tuvo como telonero a Juanma Moreno, Feijóo se refirió a Bendodo en términos que hicieron pensar en el protagonismo que se le tenía reservado en la nueva dirección nacional. El político orensano improvisó un aforismo que puede ser entendido ahora como un aforismo que no debe perderse de vista: "Aquí en Andalucía tenemos a dirigentes con la agudeza de un personaje como Elías, cuidado con Elías...".

Eso dijo Feijóo y lo cierto es que, desde hace muchos años, numerosos compañeros suyos del PP de Málaga o el propio Juanma Moreno tienen por seguro que la carrera política de Elías Bendodo no tiene techo. Así se comentaba, por ejemplo, en el último congreso del PP de Málaga, cuando Elías Bendodo volvió a ser elegido con una mayoría insultante y sus dos hijos, Marcos y Jacobo, se fundieron con él a través de un emotivo abrazo. Aquel gesto le recargó las pilas tras una velada en la que no faltó un previsible tirón de orejas con el que el aparato 'casadista' de Génova no logró aguarle la fiesta. De hecho, en todos estos últimos años Bendodo ha procurado que el PP de Málaga haya sido un fortín fiel al apoyo que se le prestó a Soraya Sáenz de Santamaría y los afines a Pablo Casado han sido habas contadas. 

Compartir el artículo

stats