Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El laberinto catalán

Carles Puigdemont, Rusia y el 'procés': 5 reuniones, 2 versiones

Los investigadores y los protagonistas de los encuentros difieren en los argumentos sobre el objetivo de unas citas reconocidas por el entorno del 'expresident'

Carles Puigdemont, Josep Lluís Alay y Alexander Dmitrenko.

Josep Lluís Alay, jefe de la oficina del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont, viajó a Rusia en tres ocasiones en busca de apoyo al proceso independentista de Cataluña hasta febrero de 2020, poco antes de que estallara la pandemia del covid, según explicaron a EL PERIÓDICO, diario perteneciente al mismo grupo editorial que este medio, protagonistas de esos encuentros y conocedores de los mismos.

Un juez de Barcelona está indagando esa trama, en la que figura como eje central Alexander Dmitrenko, un empresario ruso afincado en Barcelona al que se le ha denegado la nacionalidad española por su posible vinculación con los servicios de inteligencia de Vladimir Putin. El abogado de Alay, Gonzalo Boye, reconoció los viajes, pero aseguró que eran por motivos académicos y personales.

En estas reuniones en Rusia, a las que se sumaron una en Suiza y otra en un restaurante de Barcelona, participaron desde periodistas hasta miembros de la Duma (el Parlamento ruso), además de personas influyentes de ese país, como Artyom Lukoyayov, hijo adoptivo de Vladislav Surkov, apodado el 'cardenal gris' y exasesor de Putin.

En sendas entrevistas en RAC-1 y ElDiario.es, Alay afirmó: "Nunca he pedido el apoyo de Rusia al independentismo". Reconoció todos los viajes a Rusia y los enmarcó en su labor académica, pero sí admitió que gestionó entrevistas con medios de comunicación que lo solicitaban: "Mi objetivo es que Puigdemont explique la situación de Cataluña donde sea". Dos versiones para cinco reuniones.

Moscú, marzo de 2019

Alay aterriza en Moscú, donde se encuentra con Dmitrenko, quien le presenta a Sergei Sumin, antiguo mando del Servicio de Protección Rusa, y a Lukoyanov, según fuentes presentes en esos encuentros. También se reunió con el periodista ruso del diario 'Komsomolskaya Pravda' Edvard Chesnokov, autor de una entrevista a Puigdemont en enero de 2019.

La versión de Alay es que no viajó con Dmitrenko, sino que coincidió en Moscú con él, que lo conocía de antes. En ese viaje participa en una conferencia en la Universidad Académica Estatal de Humanidades. "Mi viaje en marzo de 2019 responde al interés de diversos medios de comunicación rusos por entrevistar a Puigdemont. En enero ya había habido una en el 'Komsomolskaya Pravda'.

Josep Lluis Alay con Alexander Dmitrenko en una conferencia en Moscú.

El jefe de la oficina del 'expresident' admite que viajó tres veces a Rusia y se reunió en Barcelona con el hijo de un exasesor de Putin, pero rechaza que los encuentros fueran para buscar apoyos a la independencia

decoration

Moscú, junio del 2019

Alay vuelve a Moscú. Dmitrenko le hace de traductor en un debate en la Mgimo University. Al acabar, se quedó hablando con Andrei Bezrukov, un exespía detenido en Estados Unidos junto con su esposa, Elena Vavilova. En esta estancia también se reunió con el periodista Evgeny Primakov, miembro del Comité de Asuntos Internacionales de la Duma por el partido de Putin, y que después fue nombrado jefe de una agencia federal.

El jefe de la oficina de Puigdemont reconoce que se vio con Primakov: "Solo he coincidido una vez con él”. En aquella ocasión, participa en una comida en la que está Arkady Seregin, asesor del Ministerio de Energía ruso. "En la comida había 10 personas amigas de Dmitrenko (…) A Seregin me lo presentan como uno de los escaladores rusos más reconocidos. Estuvimos hablando de alpinismo y del Baltistán, una región de Pakistán que conozco bien", esgrime Alay.

Alexander Dmitrenko.

Ginebra, junio del 2019

Puigdemont acudió al foro internacional Crans-Montana, que se celebraba en Ginebra. Alay le ofreció a Dmitrenko, según su versión, conocer al 'expresident' y el empresario ruso aceptó. "Ese encuentro se produjo en Hotel Kempinski, en presencia de periodistas, en un espacio abierto y fue un simple saludo (…) Dmitrenko, que se dedica a abrir perspectivas económicas, quiso saludar al 'president'. Fue un saludo de cinco o 10 minutos", relata Alay.

Puigdemont, en el Crans-Montana de Ginebra.

Barcelona, octubre de 2019

El 17 de octubre de 2019, Lukoyanov y Sumin se reunieron en un restaurante de Barcelona con Dmitrenko y Alay. Fue un encuentro "confidencial", según algunas fuentes. Otras aseguran que se habló de la situación de Cataluña porque el encuentro coincidió con los disturbios a raíz de la sentencia del 'procés'. Así lo expone Alay: "Pasan aquí unos días de vacaciones porque los invita Dmitrenko, una estancia de la que yo no tengo ningún detalle. Me llama él y me comenta que están en Barcelona por si los quiero saludar (…) Los saludo, no almuerzo con ellos, y hablamos solo unos 30 minutos".

Moscú, febrero del 2020

Tercer viaje de Alay a Rusia. Volvió a ver a Primakov y al periodista Chesnokov. Pero también quedó con Elena Vavilova y su marido, Andrei Bezrukov. El jefe de la oficina de Puigdemont, que participó en la traducción al catalán del libro de Vavilova 'El secret de la clandestina', sostiene que se trató de una visita privada para hablar sobre el libro.

Compartir el artículo

stats