Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Violencia machista

"De la prisión se sale y no estoy muerto todavía", amenaza un hombre que intentó asesinar a su ex en Las Palmas

El acusado admite que quebrantó la orden de alejamiento y asestó nueve puñaladas a la víctima con la intención de matarla

Roberto O. durante el juicio en su contra por intentar asesinar a su exmujer, este martes.

El hombre que intentó asesinar a su expareja en El Tablero, en el municipio de San Bartolomé de Tirajana, amenazó a la víctima en el derecho a la última palabra durante el juicio en su contra celebrado este martes en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Las Palmas. "De la prisión se sale y yo no estoy muerto", declaró el acusado que admitió que acuchilló nueve veces a la agredida en varias partes del cuerpo.

El juicio contra Roberto O. se celebró este martes tras llegar las partes a un acuerdo en el que, tanto las acusaciones como la defensa, solicitaron 12 años y tres meses de cárcel por un delito de asesinato en grado de tentativa y otro de quebrantamiento de condena. Esto después de que el procesado admitiese los hechos, por lo que con la conformidad logró una rebaja en la solicitud del ministerio público, que pedía en un principio 16 años de prisión.

Roberto O., que se negó a responder a las preguntas de la acusación particular, reconoció que sobre las 23.00 horas del 26 de abril de 2019 fue a un bar en el que estaba su expareja y, a sabiendas de que sobre él pesaba una orden de alejamiento de ella, se le acercó y le pidió cinco euros y un cigarro. Tiempo después, cuando la afectada se encontraba en la calle Hawai, -donde ésta vivía en ese momento- se dirigió hacia ella con un cuchillo, le asestó nueve puñaladas y huyó del lugar.

La Fiscalía rebaja de 16 a 12 años y tres meses de cárcel la petición de pena tras llegar a un acuerdo

decoration

La víctima escuchó el testimonio de su agresor ya que desconocía que no podía acceder a la sala hasta que la llamaran, por lo que cuando el acusado dejó de declarar y se dirigió hacia su asiento la miró fijamente. La mujer indicó que fueron pareja y convivieron juntos antes de que el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de San Bartolomé de Tirajana le impusiera a él la prohibición de comunicarse y acercarse a ella a menos de 500 metros durante dos años. De hecho, fue condenado en sentencia firme por el Juzgado de lo Penal número 5 de Las Palmas de Gran Canaria a 40 días de trabajos para la comunidad por un delito de malos tratos en el ámbito familiar que también cometió sobre la agredida, fallo que también le impuso la orden de alejamiento por dos años.

"Vi el cuchillo cuando se acercó a mí", relató la perjudicada a preguntas de su letrado. Mientras, una testigo que se encontraba con ella el día de los hechos relató que sobre las 21.00 horas del 26 de abril de 2019 acompañó a la afectada a un bar al que llegó también el procesado. "Él se acercó a ella y le pidió cinco euros·, apuntó, a la vez que reseñó que no recordaba si Roberto O. se marchó del local después de eso.

La declarante manifestó que al poco tiempo se fueron del establecimiento e iban por la calle Hawai cuando se encontraron al agresor de frente. "No medió palabra, la abordó sin decir nada y la apuñaló», matizó la testigo, al tiempo que expresó que no llegó a ver el cuchillo "porque tenía un pulóver ver manga larga. Para mí que la estaba zarandeando o empujando", aseveró.

"Dijo que creía que la mató porque lo que le hizo fue muy fuerte", declara el policía que le detuvo

decoration

Por su parte, el agente de la Policía Nacional que se encargó de la detención de Roberto O., declaró que el arresto se produjo en El Salobre, menos de 24 horas después de que intentó asesinar a su expareja. "En dependencias policiales me preguntó si ella estaba muerta y le dije que no le contestaría nada relativo al estado de salud de ella o sobre los hechos", manifestó el funcionario. "Me dijo que la sorprendió y apuñaló en el abdomen tres veces, otras tres buscando el corazón y tres o cuatro más en la espalda de atrás hacia adelante", expresó, a la vez que reseñó que el procesado también le aseguró que creía que la había matado "porque lo que me hizo fue muy fuerte".

Tras el reconocimiento de los hechos por parte del acusado, la Fiscalía modificó sus conclusiones y rebajó de 16 a 12 años y tres meses la petición de condena para Roberto O. por los delitos de asesinato en grado de tentativa con las agravantes de parentesco y razones de género. También interesó la prohibición de comunicarse y acercarse a la víctima a menos de 500 metros durante 16 años, así como una indemnización de 77.100 euros, requerimientos a los que se adhirieron la acusación particular y la defensa del procesado.

"Solicitamos una sentencia condenatoria en base al reconocimiento y la prueba practicada", expuso la representante del ministerio público, quien destacó que el acusado se acercó a su expareja en dos ocasiones ese día y la apuñaló con "un cuchillo de más de 15 centímetros de hoja". Añadió también que fueron más de nueve las cuchilladas que le asestó, las cuales iban dirigidas a órganos vitales, por lo que ve "evidente su intención de matar y si no se logró fue por la asistencia de los vecinos y una ambulancia". A su juicio, Roberto O. perpetró el ataque con alevosía ya que abordó a la víctima "de forma rápida" mientras ocultaba el cuchillo. "Cometiendo un ataque súbito le privó de toda posibilidad de defensa", insistió. 

Finalmente, antes de concluir la vista oral, el procesado utilizó su derecho a la última palabra para intimidar a su expareja. «Lo único que voy a decir es que de la prisión se sale y no estoy muerto todavía», amenazó Roberto O. El juicio quedó visto para sentencia.

Compartir el artículo

stats