Suscríbete

eldia.es

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baleares

Los ‘singulares’ cargos que Podemos coloca en Baleares

El cese de Manchado al negar la covid se une a polémicas como la de los vestidos de Huertas, la diputada Seijas durmiendo en el Parlament o la edil Vivas hablando del tamaño del pene

Josep Manchado, el último caso controvertido de Podemos.

Juan Carlos Monedero, cofundador de Podemos junto a Pablo Iglesias, afirmaba el 14 de octubre de 2014 en el Club Diario de Mallorca que "uno de los problemas que puede tener nuestro partido es que no podemos controlar quien nos entra". La reflexión del profesor de Ciencias Políticas de la Complutense se ha convertido en una predicción. Si bien el núcleo duro nacional de los morados es gente preparada, en las comunidades autónomas, y en especial en Baleares, se introdujeron en la ola podemita personajes cuando menos ‘singulares’ que entraron en las instituciones y han protagonizado controvertidas, polémicas o en algunos casos cómicas actuaciones.

La destitución del director insular de Medio Ambiente, Josep Manchado, el pasado lunes, por su díscolo discurso negando la pandemia y tildando de rebaño a la gente que se iba a vacunar, así como enviando a los sanitarios a hacerse "test por el culo", no es el único. Hace seis años que Podemos entró en las instituciones de Baleares y en este tiempo hemos visto cómo un buen número de dirigentes morados ha protagonizado algún escándalo político.

Es el caso de la diputada por Menorca, Montse Seijas, que dormía en los sillones del Parlament para ahorrarse el hotel y cobrar la dieta que abonaba la Cámara autonómica para pernoctar. La expresidenta del Parlament Xelo Huertas se hacía con un sobresueldo de 400 euros, sobrepasando el tope máximo estipulado por el partido, alegando que era para comprar ropa y zapatos para asistir a los actos como presidenta de la Cámara autonómica.

Xelo Huertas. / B. Ramon

Los díscolos acaban expulsados

Huertas y Seijas terminaron expulsadas del partido por apoyar a otro dirigente podemita, el científico Daniel Bachiller, que quería que el Govern incluyera en los presupuestos un nuevo laboratorio para que él pudiera seguir investigando. Bachiller, al igual que Seijas y Huertas, fue expedientado por el partido morado.

Lucas Gálvez fue elegido conseller del Consell en 2015 y, al firmar un manifiesto crítico, el partido le quitó la dedicación exclusiva. Gálvez también acabó fuera de Podemos.

De igual modo, hay que recordar las controvertidas actuaciones de la actual edil de Cort Sonia Vivas, que aseguraba que los hombres con "penes pequeños eran más violentos". Unas afirmaciones vertidas en las redes sociales y que se convirtieron en noticia a nivel nacional.

Montse Seijas / B. Ramon

En este repaso de personajes ‘singulares’, que gracias a la ola de Podemos llegaron a las instituciones, tampoco hay que olvidar las peculiares intervenciones de la consellera de Agricultura podemita, Mae de la Concha, que al referirse a la veda de la pesca le recordó al PP que las "serviolas estaban enamoradas".

Al descabalar a Xelo Huertas de la presidencia del Parlament en 2017, Podemos puso en su puesto a Balti Picornell. El diputado de Felanitx, con su melena, barba y sus proclamas antimonárquicas también se convirtió en portada nacional. Si bien Picornell supo mantener la imagen institucional y, pese a su oposición a la Monarquía, se plantó en el Palau de la Almudaina para entrevistarse con el rey Felipe.

Mediante estos ejemplos se puede advertir que las palabras de Juan Carlos Monedero, pronunciadas en 2014 en el Club Diario de Mallorca, no iban desencaminadas.

Daniel Bachiller. / DM

Las excepciones

En toda regla hay excepciones que la confirman. En el análisis a los cargos de Podemos la encontramos en Laura Camargo o en el diputado Carlos Saura. Camargo se mostró como una parlamentaria firme y con las ideas claras. Fue una de las revelaciones de la pasada legislatura. Saura también fue otro de los que resaltó en el Parlament. Por desgracia, las luchas internas fratricidas de los morados acabaron con Camargo y Saura fuera de las instituciones y del partido, lo que ha significado una pérdida para la política balear. Sin olvidar tampoco a la edil Aurora Jhardi o el propio Alberto Jarabo. Este último, la pasada legislatura fue portavoz y puso bastante de su parte para mantener la cohesión del Pacto. Jarabo, eso sí, es un superviviente y pese a su duro enfrentamiento con Camargo se colocó de candidato a Cort y ahora es teniente de alcalde.

Entre las excepciones tampoco podemos dejar de lado a la actual coordinadora, Antònia Jover, que contra lo que muchos pensaban ha sido una diputada nacional que ha priorizado los intereses de Baleares a los del partido. Jover tendrá ahora la responsabilidad de poner filtros en Podemos y evitar que los morados sigan colocando políticos díscolos en las instituciones.

Compartir el artículo

stats