Aún falta diez días para que arranque la campaña para los comicios en Madrid, pero la tensión política ya está por las nubes. Los altercados en el acto de Vox celebrado en el madrileño barrio de Vallecas han caldeado la competición electoral. Sobre todo, después de que Pablo Iglesias acusara a Santiago Abascal de ir a "provocar violencia" a la zona sur de la capital. Las palabras del candidato de Unidas Podemos, junto a las de algunos dirigentes morados, han enervado a las formaciones de la derecha que también han criticado al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, por el operativo policial.

"El (partido) que no condene la violencia tiene que ser ilegalizado", ha sentenciado este jueves la candidata de Vox a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio. La dirigente ultra se refería a Unidas Podemos y a Más País que, tras las cargas policiales contra vecinos de Vallecas que protestaban por el acto de extrema derecha, acusaron a Abascal de ir a "provocar". Ante esta denuncia, el propio Abascal ha tachado a Iglesias de "criminal" y "mentiroso patológico".

Los dirigentes de Vox han recibido el apoyo del resto de formaciones de la derecha. El líder del PP, Pablo Casado, ha reiterado su condena a los "ataques inaceptables" que sufrieron los simpatizantes ultras y ha arremetido contra Iglesias por "justificar y alentar" lo ocurrido. En la misma línea, la candidata popular al 4-M, Isabel Díaz Ayuso, ha sostenido que "la extrema izquierda ha perdido el pulso en la calle, empezando por los barrios humildes". A los reproches también se ha sumado el cabeza de lista de Cs, Edmundo Bal, que ha lamentado que el exvicepresidente "disculpe la violencia [...] solo porque es contra una opinión política distinta".

El despliegue de antidisturbios

Los reproches también han ido dirigidos hacia Grande-Marlaska. Ya durante el acto del pasado miércoles, mientras la policía cargaba contra los vecinos de Vallecas, Abascal acusó en más de una decena de ocasiones al ministro del Interior de no haber blindado la plaza contra los manifestantes. "Marlaska es directamente responsable de todas las agresiones que se produjeron. Montó un dispositivo policial gigantesco que no se usó como es debido", ha sentenciado este jueves en Antena3. Monasterio, por su parte, ha dicho que todos los que consideren los hechos ocurrido en Vallecas "una vergüenza" deben pedir la dimisión del ministro.

Abascal: "Ayer pudimos demostrar que nuestros votantes de Vallecas no se pueden expresar con libertad" Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EP

La portavoz del Gobierno municipal de Madrid, Inmaculada Sanz, también ha subrayado que el responsable de Interior "no garantizó" que el acto se desarrollara con un "mínimo de normalidad". Más allá del ámbito político, JUPOL, el sindicato mayoritario en la Policía Nacional, ha denunciado la "falta de previsión y dotación de medios" para afrontar una movilización como la que tuvo lugar.

El ministerio del Interior, en declaraciones a Europa Press, defiende que "se diseñó un dispositivo policial acorde a unas circunstancias complejas con el fin de garantizar los derechos de todos". Además, ponen el foco en la actitud de Abascal que se encaró con los vecinos de Vallecas provocando las primeras cargas: "Determinadas actitudes, sobre todo aquellas que se produjeron al no seguir las indicaciones y pautas de los agentes que velaban por la seguridad, ponen en riesgo es el trabajo y la integridad física de los propios agentes de la Policía Nacional".