11 de septiembre de 2020
11.09.2020
Operación Kitchen

UDEF: Una veintena de empresas nutrieron la caja B del PP a cambio de favores

La Policía infiere que el carácter de las donaciones "era mantener buenas relaciones con el partido"

11.09.2020 | 15:40
El extesorero del PP Luis Bárcenas.

Un informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía (UDEF) detalla que una veintena de empresas, entre ellas Mercadona, OHL o FCC, hicieron donaciones a la caja B del PP en distintos periodos electorales para sufragar sus campañas a cambio de adjudicaciones públicas.

En un informe policial, de diciembre de 2019, aportado al sumario que investiga el juez José de la Mata en la Audiencia Nacional sobre la presunta contabilidad opaca del PP y al que ha tenido acceso Efe este viernes, la UDEF observa que estas empresas hicieron donaciones a la caja B del PP coincidiendo con campañas electorales.

Así, Mercadona hizo dos entregas por un total de 240.000 euros en 2004 y 2008, años en los que se celebraron elecciones generales, así como a la Junta de Andalucía y al Parlamento europeo.

FCC, por su parte, hizo tres entregas en 2001 y 2008 por un total de 195.000 euros, también en época electoral, al igual que la constructora OHL, cuando la presidía Juan Miguel Villar Mir, que hizo tres donaciones en 2004, 2006 y 2008, por un importe de 530.000 euros.

Estos datos constan en un informe que fue incorporado a la causa sobre la caja B del PP tras su reapertura en febrero de 2017, a raíz de la revelaciones del líder de Gürtel Francisco Correa en el juicio a la trama y que ahora se ha conocido al levantarse el secreto de las actuaciones.

En ese informe, la Policía analiza, entre otras, documentación procedente de los casos Púnica y Lezo, en los que se investigan operaciones irregulares de exresponsables del PP en Madrid, así como de la pieza Kitchen del caso Villarejo, referida al espionaje al que fue sometido el extesorero Luis Bárcenas por orden del Ministerio del Interior en 2013, estando al frente Jorge Fernández Díaz, al que la Fiscalía ha pedido imputar por estos hechos.

Del caso Púnica, consta una reveladora conversación del expresidente de la empresa Degremont, Rafael Palencia, con el exgerente del Canal de Isabel II Ildefonso de Miguel, imputado en Lezo junto al expresidente madrileño Ignacio González, que corroboraría la dinámica de las donaciones a la caja B del PP a cambio de obtener beneficio por parte de las administraciones gobernadas por el partido.

Se trata de una conversación que, según la investigación, se produjo en octubre de 2008 y fue grabada por el propio De Miguel para poder extorsionar con ella al expresidente Mariano Rajoy.

La UDEF cree que Palencia concertó esa cita a través de Bárcenas, porque De Miguel tenía capacidad de influencia sobre las adjudicaciones, ya que fue el gerente de la entidad pública Canal de Isabel II S. A. entre diciembre de 2003 y julio de 2009.

Durante el encuentro, el empresario manifestó que colaboró con el partido y admitió "abiertamente la existencia de donaciones al mismo" con una frecuencia "periódica" por unos 35.000 euros, que entregaba en un sobre a Bárcenas o a su antecesor en la Tesorería, Álvaro Lapuerta, ya fallecido.

La UDEF recuerda que Bárcenas negó que esas entregas de dinero tuvieran un objetivo "finalista" (obtención de un beneficio), si bien mencionó un concepto que denominó "hacer una gestión", mientras que Palencia define su objetivo claramente en la conversación de De Miguel: "Lo que quiero es ganar la obra", dijo en referencia a hacerse con la adjudicación de una obra del Canal de Isabel II.

"Por tanto, la relación que menciona Rafael Palencia con Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta se inscribía en el marco de colaborar económicamente con la formación política, al objeto de que éstos le ayuden a contactar con las personas que le pueden adjudicar el contrato", concluye la Policía.

A esto, añade que tanto Bárcenas como este empresario han declarado que durante las campañas electorales "la propensión a efectuar una entrega a la formación política se incrementaba por su conocimiento de que en ese periodo el partido aumentaba su gasto por encima de la financiación pública", entregas, dice la UDEF, que hacían empresarios para seguir viéndose favorecidos.

Entre 1998 y 2008, Palencia, y después su sucesor al frente de Degremont, Ángel Salado, entregaron en efectivo al PP un total de 164.000 euros, mientras que la empresa consiguió entre 2001 y 2008 la adjudicación de 4 obras públicas en Madrid.

De todo ello, la Policía infiere que el carácter de estas donaciones que nutrían la caja B del PP "era mantener unas buenas relaciones con el Partido Popular a nivel central, con el fin que desde ese órgano directivo les pudieran facilitar los contactos con cargos públicos de Administraciones Públicas gobernadas por el Partido Popular", como "punto de contacto con quien tenía la capacidad de decisión en materia de contratación pública".

Además de estas donaciones, el informe recoge las que realizaron otras veinte empresas o empresarios, la mayor parte coincidente con periodos electorales,: Aldesa, Asedes, Assignia-Hispánica, Azvi, Bruesa, Copasa, Cyopsa-Sisocia, Copisa, FCC, Ignacio Ugarteche, José Antonio Romero Polo, José Luis Moreno, Luis Gálvez, Pilar Pulido, Mercadona, Licuas y Desprosa, Obrascón Huarte, Construcciones Rubau, Grupo Sacyr, y Grupo Empresarial Sando.

A raíz de este informe, el juez del caso Bárcenas, José de la Mata, acordó el pasado abril una serie de diligencias encaminadas a recabar documentación sobre la adjudicación de una serie de obras públicas a Degremont vinculadas al Canal de Isabel II, y de otras obras realizadas en municipios madrileños en los que gobernaba el PP y que se adjudicaron a empresas que realizaban donaciones, como Constructora Hispánica, Licuas o Coarsa, en las localidades madrileñas de Boadilla del Monte y Majadahonda.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook