25 de mayo de 2020
25.05.2020
Crisis del coronavirus

Sanidad cambia el criterio en el recuento de víctimas del coronavirus hasta 7 veces

El último cambio se produjo este lunes cuando se contabilizaron 2.000 muertos menos totales

26.05.2020 | 13:28
Así se explica el desfase en las cifras de fallecidos.
Sanidad cambia el criterio en el recuento de víctimas del coronavirus hasta 7 veces

Desde que comenzó la crisis del coronavirus, el Ministerio de Sanidad ha modificado en varias ocasiones los criterios a la hora de hacer el recuento tanto de casos positivos como de fallecidos, la última de este lunes con un nuevo cambio que ha reducido en 1.918 la cifra total de muertos.

En concreto, el departamento que dirige Salvador Illa ha modificado la serie histórica y en el caso de las defunciones han pasado de 28.752 a 26.834, un ajuste que responde, entre otras cosas, a que a partir de ahora esos datos se dan por fecha de defunción, no de notificación.

Y es que, según explicó este lunes el director del Centro de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, "la notificación y defunción no eran lo mismo" y, además, se están "corrigiendo series, validando datos y eliminando duplicados".

El experto abundó en que había comunidades que incluían casos sospechosos o probables pero que no estaban confirmados, con lo que se les ha eliminado del cómputo total.

En la nueva estadística, Sanidad especifica el número de muertos "con fecha de defunción en los últimos 7 días", pero también los cambios han afectado a la cifra total de positivos, de los que también han eliminado casos duplicados o que no cumplían con la definición específica.

Hasta la fecha se daban los datos de las nuevas notificaciones de casos positivos, mientras que a partir de ahora se ofrecen los nuevos diagnosticados en las últimas 24 horas: 132 casos y en total desde el comienzo de la pandemia son 235.400.

Las revisiones también afectan a los hospitalizados que además del número total se dan los que han ingresado en los últimos siete días, al igual que los que se encuentran en las unidades de cuidados intensivos.

Este es el último cambio del Ministerio, que comenzó en febrero a informar a diario de los aún pocos positivos que notificaban las comunidades autónomas y a principios del mes siguiente incluyeron en la estadística también las altas que se iban produciendo. Las comunidades ya por entonces empezaban a reportar sus fallecidos por coronavirus y Sanidad también fue incorporando en sus informaciones diarias el número de pacientes que se encontraban en la UCI.

Fue con el real decreto del estado de alarma, el 14 de marzo, cuando el Ejecutivo estableció que las comunidades debían remitir a Sanidad la información epidemiológica, de situación de la capacidad asistencial y de necesidades de recursos humanos y materiales.

En cuanto a la epidemiológica, se tendría que remitir de forma agregada por comunidades: número de casos confirmados, hospitalizados, ingresados en camas de críticos, casos de alta, alta por defunción, casos en las últimas 24 horas y pruebas PCR realizadas.

Ya existía diferencia de cifras puesto que había comunidades, por ejemplo, que ofrecían sus datos de prevalencia de personas en UCI y no el total desde el inicio de la epidemia.

También los gobiernos autonómicos enfrentaban el recuento de fallecidos por diferentes parámetros y la controversia de que la cifra real era más alta que la oficial, como admitió Cataluña, llevó a comunidades como Galicia a decidirse por modificar la forma de cálculo.

Entre los más precisos se encontraban el Gobierno vasco que contabilizaba en las defunciones por coronavirus a todos los fallecidos a los que se había hecho la prueba, aunque tuvieran además otras patologías. Cataluña, por ejemplo, se limitaba a contabilizar los fallecidos en hospitales.

Con estas discrepancias, el Gobierno modificó el 17 de abril el procedimiento de notificación de la información epidemiológica de las autonomías, que debía incluir el número total de fallecidos en cada una de ellas desde el pasado 31 de enero. Según la orden, que modificaba lo entonces vigente desde el 14 de marzo, las comunidades tenían que enviar los datos acumulados de casos confirmados de fallecidos por PCR -la prueba más fiable para detectar el virus- y por test de anticuerpos.

También tenían que remitir los positivos acumulados confirmados desde esa misma fecha mediante prueba diagnóstica incluyendo sintomáticos y asintomáticos, el número de personas con síntomas y sin síntomas en el momento de la prueba y las que ingresaban en centros sanitarios y UCI.

"Muy exigente"

El Ministerio argumentó entonces que se adaptaba el procedimiento de notificación de casos para "facilitar el seguimiento y la toma de decisiones y asegurar la eficiencia en la gestión sanitaria".

De hecho, Illa aseguró que el Gobierno es "muy exigente" con la calidad de la información que solicita a las comunidades, una "exigencia que ha sido, es y será permanente". El nuevo modelo serviría, además, para afinar la preparación de la nueva fase de la desescalada: "es imprescindible diferenciar con más precisión algunos datos", subrayó el ministro.

Así, la estadística incorporaba los casos confirmados, totales y nuevos, el desglose por tipo de prueba (PCR y anticuerpos) de los casos confirmados acumulados e incidencia acumulada en los últimos 14 días, pero no ofrecían el total de personas hospitalizadas ni en cuidados intensivos.

Días después, el 24 de abril, Sanidad volvió a hacer cambios. Modificó el criterio del recuento total de casos positivos para considerar como tales solo los diagnosticados por PCR, en lugar de sumar también, como lo había hecho hasta ese momento, los detectados por test de anticuerpos. De esta forma, la cifra de positivos diarios comenzó a ser inferior al dejar fuera a los de los test de anticuerpos.

El Ministerio argumentó que "de acuerdo técnicamente con las comunidades" se había decidido que era "más correcto calcular la evolución en base a los casos por PCR que por test de anticuerpos, que son en su mayoría, casos sin síntomas o con síntomas ya pasados". Y es que los test serológicos detectan si la persona se ha infectado pero no determinan, entre otras cosas, si desarrolló la enfermedad o cuándo lo hizo y, por tanto, "no reflejan los nuevos contagios", explicó el Ministerio.

A finales de ese mes, el 27 de abril Sanidad volvió a informar de los casos totales que precisaban hospitalización y también de los que estaban en UCI -algo que no incorporaba desde hacía días- pero no la suma total de los nuevos, algo que sí empezó a hacer ya al día siguiente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook