22 de mayo de 2020
22.05.2020
Crisis del coronavirus

Repatrian a 693 pasajeros de un ferry desde Tánger, uno de elllos fallecido

El buque, que llevaba en su mayoría a españoles, ha llegado a Málaga tras 16 horas de viaje

22.05.2020 | 22:07
Llegada del ferry a Málaga.

Un buque procedente de Tánger, con un total de 693 pasajeros que llevaban dos meses varados en Marruecos por el cierre de fronteras por el coronavirus -y en el que se encuentra un fallecido por un accidente-, ha desembarcado este viernes alrededor de las 21 horas en el puerto de Málaga.

El ferry, que transportaba en su mayoría a ciudadanos españoles, según ha informado a Efe la autoridad portuaria, ha salido del puerto de Tánger Med alrededor de las 16 horas, y tras casi 5 horas de travesía ha llegado al puerto de la ciudad andaluza, en una operativa coordinada por Policía Portuaria, Guardia Civil y Policía Nacional y Sanidad Exterior.

Al llegar a Málaga los viajeros han sido sometidos a un control sanitario y tendrán que permanecer en cuarentena obligatoria durante catorce días en sus domicilios y solo serán derivados al hospital en el caso de que tengan COVID-19.

La repatriación del cadáver del ciudadano catalán Pepe Pérez, fallecido el 10 de mayo a los 62 años por un accidente en Tánger, donde residía con su esposa, ha tenido cierta polémica porque el consulado español de Tánger proponía repatriar el cadáver en un ferry de carga y no junto a la viuda, pero finalmente el consulado logró resolver el caso.

Un coche fúnebre ha tenido que viajar vacío desde España dentro del ferry para trasladar hasta Reus su cadáver, ya que un vehículo mortuorio marroquí no habría podido regresar a su país por el cierre estricto de las fronteras.

La mujer del fallecido ha declarado a Efe a su llegada que no concebía la idea de venir a España sin el cadáver de su marido, solución que le dio el consulado y ha señalado, emocionada, que no quería enterrar a su marido allí porque sus hijos tienen derecho a hacerlo.

En el buque había 278 vehículos, que debían ser "matriculados en la Unión Europea", pero la embajada y los consulados de España, que organizan el viaje con la compañía Balearia, propiciaron que entrasen en la nave una veintena de personas sin vehículos consideradas en "urgencia humanitaria".

Entre ellas hay una mujer con un embarazo de riesgo y tres hijos que la esperan en España, una discapacitada en silla de ruedas con oxígeno o un niño al que se ha diagnosticado leucemia, casos que requieren tratamiento médico urgente.

Algunos de los procedimientos que se han llevado a cabo son mediciones de temperatura en las operativas de embarque y desembarque, tanto a los pasajeros a pie como aquellos que viajen con sus vehículos, y un protocolo específico de limpieza y desinfección de la Estación Marítima.

El primero de los ferrys, de la misma compañía, llegó a Málaga el pasado jueves, alrededor de las 20 horas, con 383 pasajeros extranjeros (principalmente de nacionalidad británica y alemana) y 183 vehículos, según han informado fuentes de la Autoridad Portuaria.

Hasta el momento, el ministerio español de Exteriores, a través de sus consulados en Marruecos, había organizado dos vuelos extraordinarios de repatriación con la compañía Iberia, el 3 de abril y el 7 de mayo, que transportaron en total a 369 personas consideradas casos prioritarios por razones familiares o de salud.

Sin embargo, este no es el primer ferry que sale desde Tanger Med con viajeros europeos a los que el cierre de fronteras sorprendió en Marruecos: Francia ha organizado dos barcos hacia el puerto de Sète e Italia ha hecho lo mismo con otro barco que tuvo como destino el puerto de Génova.

En los últimos dos meses, el recinto portuario ha acogido la escala técnica de diversos buques de crucero para proceder a la repatriación de sus pasajeros y tripulaciones, con el objetivo de facilitar y asegurar el retorno de estas personas a sus lugares de origen, bajo la coordinación de Sanidad Exterior y el resto de instituciones gubernamentales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook