22 de mayo de 2020
22.05.2020

El pacto del PSOE para el endeudamiento del País Vasco descoloca a Canarias

"Queremos pensar que la ventana se abre también para las Islas", afirma Julio Pérez | NC pierde su confianza en Pedro Sánchez y le exige igual compromiso que con Bildu

22.05.2020 | 01:37
Román Rodríguez, consejero de Hacienda y líder de NC.

La sintonía entre Nueva Canarias (NC) y el Gobierno de Pedro Sánchez pende de un hilo cada vez más débil. Los nacionalistas han perdido la confianza en el presidente tras el pacto que PSOE y Podemos, los dos partidos que sustentan el Ejecutivo, han suscrito con EH Bildu. Un acuerdo en virtud del cual socialistas y podemitas conceden a las dos comunidades forales, Navarra y el País Vasco, el permiso para endeudarse más allá de lo que se decida en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Es decir, que a cambio del apoyo de los abertzales a la prolongación del estado de alarma (en realidad ni eso, porque los independentistas solo se comprometen a "no obstaculizarlo"), Sánchez e Iglesias dan a Euskadi y Navarra lo que Canarias aún no tiene garantizado, esto es, la posibilidad de endeudarse sin los límites que impone la Ley de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera. Algo fundamental para disponer del dinero necesario para combatir la profunda crisis social y económica por la pandemia del coronavirus.

"La capacidad de endeudamiento de la Comunidad Autónoma Vasca y la Comunidad Foral de Navarra se establecerá exclusivamente en función de sus respectivas situaciones financieras", reza el texto firmado por Adriana Lastra (PSOE), Pablo Echenique (Podemos) y Mertxe Aizpurua, portavoz de Bildu en el Congreso. El pacto da así libertad para endeudarse a largo plazo a las dos regiones forales, que es justo lo que el consejero de Hacienda del Gobierno de Canarias, Román Rodríguez (líder de NC), reclamó la semana pasada a la ministra del ramo, María Jesús Montero. Rodríguez no logró el compromiso por escrito que, por el contrario, sí ha conseguido EH Bildu a cambio de no interponerse en la prórroga del estado de alarma, de ahí la sorpresa en NC y en el propio Ejecutivo autonómico, que ve "inimaginable" que se privilegie a Navarra y el País Vasco.

"Queremos pensar", subrayó el portavoz del Gobierno regional, que la "ventana" que se ha abierto para estas dos comunidades se ha abierto también para las Islas. De hecho, Julio Pérez reconoció que el presidente y también líder del PSOE en el Archipiélago, Ángel Víctor Torres, tuvo que pedir explicaciones a Ferraz y el Ejecutivo estatal sobre el "alcance" de las concesiones a Euskadi y Navarra.

El desconcierto en el Gabinete de Torres es, sin embargo, un indisimulado enfado en NC, que forma parte del Gobierno canario junto con PSOE y Podemos, partidos de los que, paradójicamente, ha dejado de fiarse, al menos en Madrid. Así lo afirmó ayer el único representante de los nacionalistas en el Congreso de los Diputados, Pedro Quevedo, que acusó a socialistas y podemitas de haber "inaugurado" en las Cortes una "perversa" mecánica de relaciones con su acuerdo de tapadillo con los independentistas, que fueron los que lo dieron a conocer hacia las ocho de la tarde del martes tras finalizar la sesión en el Congreso. "Todo lo que no puedes explicar públicamente adolece de algún problemita", expuso Quevedo al hilo del secretismo con que PSOE y Podemos llevaron las negociaciones con Bildu, que ha conseguido, ahondó, "lo que nosotros no hemos conseguido con luz y taquígrafos".

En línea con lo anterior, el parlamentario de NC en la Cámara Baja se mostró convencido de que la "cuestión de fondo" por la que los partidos del Gobierno, y por extensión el Gobierno mismo, se han plegado a las exigencias de los abertzales no es la prolongación del estado de alarma, sino el intento de garantizarse en adelante el apoyo de los cinco diputados de Bildu. "Han convertido el Congreso en un mercado persa", lamentó Quevedo, que no solo reconoció que el pacto con los independentistas "introduce una distorsión" en las relaciones con el PSOE y el Ejecutivo central, sino que incluso fue un paso más allá: "Esto daña las relaciones de confianza; espero que se trabaje para restablecerlas".

El diputado de NC explicó que para restañar las heridas es necesario que Pedro Sánchez pase de las palabras a los hechos y dé respuestas concretas a las necesidades de Canarias. "No basta con decir que tiene empatía con las Islas", señaló Quevedo, que adelantó que se abstendrá en la votación sobre el estado de alarma por responsabilidad ante la aún delicada situación sanitaria y que aprovechó para quejarse de una "falta de respeto" en la que Sánchez, enfatizó, viene incurriendo. El nacionalista se refirió así a que el presidente aproveche el turno de respuesta a NC para contestar también a la diputada de Coalición Canaria (CC), Ana Oramas, algo que "no es la primera vez que ocurre y que es una falta de respeto también a la señora Oramas", sentenció.

También desde CC, por medio de su secretario general, José Miguel Barragán, y desde el PP canario, a través de su presidenta, Australia Navarro, se sumaron a la indignación por el aparente trato de favor a las regiones forales. "No existen administraciones de primera y administraciones de segunda", recordó Barragán; "han perseguido una nueva prórroga del estado de alarma a cualquier precio", remató Navarro. "Esto no puede ser un mercadeo por un voto", agregó Vidina Espino, de Cs.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook