La Comisión de Precios de los Medicamentos se reunirá en unas horas para fijar el precio máximo de venta a los ciudadanos de mascarillas, guantes de nitrilo y geles antisépticos o hidroalcohólicos aconsejables para prevenir el contagio de coronavirus.

El BOE publicó este domingo la orden por la que se establecen medidas excepcionales para garantizar el acceso de la población a los productos de uso recomendados como medidas higiénicas para la prevención de contagios por la Covid-19.

En dicha resolución, el Gobierno determina que la Dirección General de Cartera Común de Servicios del Sistema Nacional de Salud y Farmacia, del Ministerio de Sanidad, convocará a la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos de forma telemática en 48 horas.

La Dirección General presentará a la comisión una propuesta de precios máximos, que someterá a análisis y deliberación. Una vez tomada una decisión respecto a los importes, la Dirección General de Cartera Común de Servicios del Sistema Nacional de Salud y Farmacia elaborará un documento con el acuerdo.

La disposición del Ejecutivo afecta, según se dispone en la propia orden, a mascarillas quirúrgicas, higiénicas (tanto reutilizables como no), guantes de nitrilo, antisépticos de piel sana, así como geles y soluciones hidroalcohólicas para manos, autorizadas por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios.

Reparto de mascarillas con las tarjetas sanitarias a la espera de un precio justo

Vídeo: ATLAS

Además, la orden obliga a ofrecer en el etiquetado de todos estos artículos información al consumidor como su denominación, su composición, el periodo recomendado de uso o instrucciones sobre el modo de colocación, uso y mantenimiento, manipulación y eliminación.

La venta unitaria de mascarillas quirúrgicas que no estén empaquetadas individualmente solo se podrá realizar en las farmacias y "garantizando unas condiciones de higiene adecuadas que salvaguarden la calidad del producto".

La orden también incluye las características que deben cumplir las mascarillas que se vendan como "reutilizables", así como las destinadas a la población infantil, que deberán tener una especificaciones concretas.