El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no ha concretado si se va a recomendar el uso generalizado de mascarillas entre los ciudadanos para salir a la calle, pero sí que se garantizará la provisión de esta protección y de los geles desinfectantes y se controlará su precio para facilitar su compra.

Sánchez ha transmitido este mensaje después de que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, no descartara este viernes que el Ejecutivo recomiende a toda la población el uso generalizado de mascarillas para evitar el contagio por coronavirus.

En su comparecencia desde el Palacio de la Moncloa para anunciar su propuesta de prorrogar el estado de alarma hasta el día 26 de abril, Sánchez no ha aclarado si los ciudadanos tendrán que ponerse mascarillas para salir de sus domicilios, pero sí que se garantizará su abastecimiento.

"Vamos a garantizar la provisión de mascarillas y de geles que necesitamos para la higiene en la medida de las posibilidades para los trabajadores y el conjunto de la población en general", ha asegurado Sánchez.

De igual modo, se ha comprometido a "establecer precios controlados" de estos materiales, como ha ocurrido con los servicios funerarios, para que las personas con menos recursos también puedan acceder a ellos. "Es una exigencia que nos hemos impuesto como Gobierno. Es un derecho que tienen los ciudadanos", añadió Sánchez, quien ha reiterado que en esta emergencia, "nadie quedará atrás".

Mayores y jóvenes

Se ha dirigido a las personas mayores, a las que ha garantizado que la sociedad, desde el primer sanitario al último niño, "van a pelear" por ellas y "no se les va a abandonar".

"Os vamos a cuidar como nos cuidasteis a nosotros. Vamos a proteger vuestra salud y vuestras vidas con el mismo ahínco que todas las vidas. Todas por igual, tengan la edad que tengan, porque las sentimos igualmente valiosas. Os queremos con nosotros, os necesitamos con nosotros. Este es vuestro país antes que nadie".

También ha tenido palabras para los jóvenes, de quienes ha dicho que "representan la esperanza, ilusión y la fuerza de la sociedad". No obstante, les hizo ver que la crisis provocada por la pandemia va a obligar a tomar "decisiones trascendentales", entre ellas, "endeudarse y detraer recursos a las próximas generaciones".

El presidente del Gobierno ha apelado "al sacrificio, la resistencia y la moral de victoria" para aguantar "los duros tramos que quedan por delante", si bien ha opinado que "se empieza a ver la luz al final del túnel en la derrota de la pandemia".

En su comparecencia, Sánchez ha reconocido el esfuerzo que está haciendo el Gobierno y las comunidades autónomas para que haya suministro suficiente de mascarillas y otros materiales y la tarea que están desarrollando empresas de distintos sectores para fabricar este equipamiento.

"No quiero hacer un discurso nacionalista, pero es importante reivindicar la industria nacional y la exigencia de tener una reserva estratégica de productos para esta pandemia y otras que puedan venir, esperemos que dentro de muchos años. La capacidad de autoabastecimiento es imprescindible".

Por su parte, la ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, ha garantizado que España contará en la próxima fase tras el estado de alarma con un número "abundante" de mascarillas y líquidos para esterilizar que saldrán entre la producción nacional, las importaciones y la reserva europea. "Tendremos que pensar que probablemente las mascarillas se convertirán en nuestras amigas en las próximas semanas", ha añadido.

Sobre el uso de mascarillas en la siguiente fase tras el estado de alarma, González Laya ha defendido que España trabaja en importaciones masivas de estos materiales sanitarios que, unido a la producción nacional y la reserva europea, garantizaría el acceso de la población.