11 de febrero de 2020
11.02.2020
Violencia machista

Un condenado por prender fuego a su ex lleva un mes huido con su hijo de 5 años

La madre, víctima de malos tratos, denuncia que el niño está en grave situación de riesgo

11.02.2020 | 07:34
El fugitivo, durante el juicio por quemar a una expareja anterior.

Un niño de cinco años se encuentra en paradero desconocido desde hace ya más de un mes y en "grave situación de riesgo", según ha denunciado ante un Juzgado de Violencia contra la Mujer de Valencia la madre del pequeño, víctima de malos tratos y totalmente desesperada ante la posibilidad de que su expareja pueda causarle algún daño al pequeño, víctima vicaria de la violencia machista. El padre, con antecedentes violentos, entre ellos una condena de cinco años de prisión por rociar con gasolina y prender fuego a una exnovia en 2004, se encuentra en busca y captura y podría haber contando con la colaboración de algún familiar para ocultar al niño.

Según el informe de valoración policial del riesgo, la víctima fue catalogada de riesgo extremo dados los antecedentes del presunto maltratador reincidente, quien la habría amenazado de muerte tras abandonar ésta el domicilio familiar tras soportar malos tratos psíquicos. "Vas a hacer que cometa un asesinato en primer grado", le amenazó en uno de sus mensajes.

Pese a que la denuncia de malos tratos fue interpuesta el pasado 5 de enero en Valencia el juzgado todavía no ha acordado medidas urgentes respecto del menor ni ha resuelto la orden de protección solicitada por la letrada de la víctima. Asimismo se ha solicitado al juzgado para que autorice una serie de intervenciones con las que los agentes de la UFAM de la Policía Nacional, encargados de la investigación, puedan localizar y detener al fugitivo y salvaguardar la integridad del menor.

"Esta angustia y desesperación me están matando en vida", confiesa la madre, cuyo nombre y datos omitimos para proteger su anonimato. Así, la mujer pide la colaboración ciudadana para que si alguien ve a su hijo o tiene información sobre su paradero se ponga en contacto con la policía. El niño, de cinco años y rasgos gitanos, tiene el pelo largo, de color negro, puede que lo lleve recogido en una trenza o coleta, con gafas (llamativas por su tamaño y colorido) y le falta un diente superior, según la descripción facilitada.

Por su parte, el sospechoso, identificado como Antonio M. H., de 41 años y que residía hasta poco en Massamagrell, cuenta con cinco requisitorias pendientes de distintos juzgados además de la búsqueda activada por violencia contra la mujer tras la denuncia interpuesta por los malos tratos psíquicos y las amenazas de muerte.

La letrada de la víctima ha solicitado también que se dicte una orden de detención contra la madre del sospechoso por obstrucción a la Justicia. Consideran que está ayudando a su hijo, de hecho la abuela paterna ya había amenazado con llevarse al niño "si no cumplía la Ley Gitana". La mujer tuvo que abandonar el domicilio familiar, "tras armarme de valor", dejando allí al hijo común de ambos "siguiendo sus reglas para que no se volviera loco si me lo llevaba". Según sus leyes gitanas, "la mujer que abandona al marido debe asumir que deja también a los hijos que tenga en común con él, aunque le hubiera dado mala vida el marido". Según se recoge en la denuncia, "a la progenitora le permiten lo que ellos llaman derechos de madre, como ver al niño cuando y con las condiciones que marque el marido".

Agentes de la UFAM de la Policía Nacional de Sagunt han estado haciendo vigilancias en el domicilio de la madre del sospechoso. Después de que ella misma les autorizara la entrada comprobaron que el fugitivo no se escondía allí, ni tampoco había rastro del menor.

En el año 2009 Antonio M. H. ya fue condenado por rociar con gasolina y prender fuego con un mechero a su exnovia en Valencia en 2004. La víctima sufrió quemaduras en el quince por ciento de su cuerpo y el ahora fugitivo reconoció los hechos en el juicio para rebajar de diez a cinco años la pena.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook