Nacional

Pedro Sánchez aplaza la fecha del cara a cara con Pablo Casado

El secretario de Organización del PSOE, Ábalos, dijo no rehuir el debate, "pero no vamos a ir a remolque de la desesperación de nadie".
Efe, Madrid
19/mar/19 6:24 AM
Edición impresa

Efe, Madrid

El PSOE sigue aplazando la decisión de aceptar un cara a cara entre el presidente Pedro Sánchez y el líder del PP, Pablo Casado, para que no se le visualice como alternativa, lo que, a su juicio, está buscando Casado con "desesperación" en su pugna con el candidato de Ciudadanos (Cs), Albert Rivera.

"No rehuimos el debate, pero no vamos a ir a remolque de la desesperación de nadie y el señor Casado necesita que se le visualice como alternativa porque su mayor problema es que no lo ven con claridad y su proyecto es una coalición de a tres", explicó Ábalos, el secretario de Organización.

Sobre la posibilidad de un debate de Sánchez con Rivera, recordó que "lo normal es que si hay un debate cara a cara es que se haga con quien puede presidir".

"¿El señor Rivera es el candidato a la Presidencia o es el señor Casado?", planteó Ábalos, que dijo no haber visto todavía la carta que le ha enviado el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, proponiéndole un cara a cara entre Rivera y Sánchez, garantizándole que responderá "con buen tono, como debe ser".

Según fuentes del Comité Electoral, la decisión sobre los debates se tomará la semana que viene, o como tarde, a principios de abril, por lo que Ábalos volvió ayer a reclamar "tranquilidad", porque "tendremos debates, pero en función de nuestra propia estrategia, que no es la de Ciudadanos ni la del PP", argumentó.

Y recordó que cuando Casado reclama con urgencia un debate con Sánchez "no está pensando en el beneficio de la humanidad, sino en sus intereses personales", y le aconsejó que "piense menos en el debate y dedique alguna propuesta sensata al país".

Ábalos insistió en que "decidir el cómo y el cuándo" del cara a cara forma parte de la estrategia electoral del PSOE, igual que forma parte de la estrategia del PP "la desesperación"